¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 1

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 1

Capítulo 1

Tras el regreso de Sebastián Peralta al país, Rocío Santana, su amante secreta, fue llevada rápidamente a la Mansión Colina Dorada.

Antes de encontrarse con él, ella debía asegurarse de estar bien aseada y de no tener rastros de perfume o maquillaje.

Después de lavarse meticulosamente, se cambió a un pijama de seda de acuerdo con sus preferencias y subió a la habitación del segundo piso.

Mientras el hombre se encontraba sentado frente a la computadora, atendiendo sus asuntos, la miró con indiferencia cuando entró en la habitación.

“Ven aquí”.

Su voz era fría y carente de emoción.

Rocío, temerosa de que se pueda enojar, se apresuró a caminar frente a él sin demora.

Antes de que ella pudiera quedarse quieta, Sebastián la tomó rápidamente entre sus brazos, sus delgados dedos pellizcaron tiernamente su barbilla.

Bajando su cabeza, besó sus labios rojos, le abrió la boca y chupó la fragancia de su boca como un loco.

Sebastián siempre había sido reticente a la hora de expresarse con ella. No estaba seguro de cómo mostrar su afecto, pero cuando la vio, no pudo evitar hacerlo de inmediato.

Él parecía noble y comedido, pero cuando se trataba de este tipo de asuntos, no mostraba gracia, siendo por el contrario dominante y feroz.

Había estado en un viaje de negocios en el extranjero durante tres meses y no había tenido contacto con una mujer en todo ese tiempo. Esta noche, era poco probable que la dejara ir fácilmente.

Como era de esperarse, Sebastián estaba aún más desenfrenado que de costumbre.

Presionó su cintura y la deseó repetidamente tanto en el sofá como en la cama.

Solo cuando ella se durmió, el hombre finalmente quedó satisfecho.

Cuando ella se despertó, el lugar a su lado estaba vacío, pero el sonido del agua emanaba del baño.

Siguiendo el sonido, vio su esbelta figura reflejada en el cristal esmerilado.

Rocío estaba un poco sorprendida. Cada vez que terminaba con ella, se marchaba sin esperar a que despertara.

Forzó su débil cuerpo para sentarse en la cama y esperó en silencio a que

saliera

aquel hombre.

Unos minutos después, el sonido del agua en el baño cesó abruptamente. El hombre salió, envuelto en una toalla de baño.

Gotas de agua de su cabello cayeron por su piel color miel, trazando los contornos de sus tonificados músculos abdominales. Su físico era innegablemente atractivo.

Su rostro delicado y hermoso, sus ojos de flor de durazno indiferentes y distantes eran profundos y oscuros.

El hombre era hermoso, pero su aura fría disuadía a la gente de acercarse a él

fácilmente.

Sebastián vio que ella se había despertado, su fría mirada se quedo fija en ella.

“En el futuro, no tienes que venir”.

Rocío se quedó desconcertada por un instante. ¿Qué quiso decir él?

Sebastián apartó la mirada de ella, se dio la vuelta, tomó un documento y se lo entregó, “Este contrato se rescinde por adelantado”.

Al ver el acuerdo, Rocío finalmente entendió que Sebastián deseaba terminar su

relación.

No se había ido de inmediato como de costumbre, no por renuencia a separarse de

ella, sino porque quería romper con ella.

Ella lo había estado siguiendo durante cinco años, y aunque había anticipado que eventualmente llegaría este día, no esperaba que fuera así.

No se dio ninguna razón, no hubo más explicaciones, solo una notificación.

Suprimiendo el dolor en su corazón, ella levantó lentamente la cabeza para ver a

Sebastián vestirse.

“El contrato expirará en medio año. ¿No podemos esperar un poco más?”

El médico le había informado que solo le quedaban tres meses de vida y deseaba pasar el mayor tiempo posible con él hasta que su vida terminara.

Sebastián no respondió, su mirada era un poco fría e inquebrantable, como si estuviera espantando un juguete.

Su silencio hizo que ella se volviera consciente de sí misma.

Habían pasado cinco años, pero sus esfuerzos por tratar de descongelar su corazón habían sido en vano. Era hora de que despertara a la realidad.

“No seas tan serio, solo estaba bromeando”, dijo mientras tomaba el contrato.

“Ya no quiero estar contigo. Por el contrario estoy feliz de que el contrato haya sido rescindido”.

Deteniéndose por un momento, Sebastián se ajustó las mangas y levantó sus fríos ojos para encontrarse con los de Rocío.

No se veía tristeza en su rostro, como si una sensación de alivio la hubiera invadido. Frunció el ceño ligeramente y preguntó a la ligera: “¿Eres feliz?”

Rocío fingió que no le importaba y asintió. “Si, ya no soy joven. Es hora de que me case y tenga hijos. No siempre puedo seguirte así, ¿verdad?”

Era claramente imposible para ella casarse y tener hijos en esta vida, pero tenía que mentirle a Sebastián.

Pensando en esto, sonrió y le preguntó a Sebastián: “Ya que el contrato ha terminado, ¿puedo tener novio en el futuro?”.

Sebastián la miró, luego cogió el reloj de la mesita de noche y se alistó para marcharse.

“Tú decides”.

Esta fue su declaración de despedida antes de partir.

La sonrisa de Rocío desapeció gradualmente mientras miraba su espalda.

Sebastián no mostró ninguna reacción cuando la escuchó decir que quería buscar un novio.

Parecía…

Que él estaba realmente cansado de ella.

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset