¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 11

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 11

Capítulo 11

“Señor Peralta, permítame que se lo presente. Esta es mi mujer, Rocío”.

Rocío quedó momentáneamente sorprendida por tal presentación de Jaime.

No había anticipado que el estatus que siempre había deseado le sería otorgado por un libertino como Jaime.

El hombre que ella había anhelado había estado jugando con la copa de vino en sus manos y ni siquiera había mirado hacia su dirección.

Todo lo que ocurrió aqui parecía no tener ninguna conexión con él; estaba

completamente distante.

Al darse cuenta de la falta de interés de Sebastián, Jaime rápidamente le levantó la barbilla a Rocío.

“Señor Peralta, mire. ¿No tiene mucho parecido a Sonia?”.

Jaime había ido al Grupo Nadal hoy para hablar de negocios y conoció a la señorita Nadal, que realmente tenía un parecido sorprendente con Rocío.

Investigó y descubrió que la señorita Nadal, recién llegada al país, era pareja de Sebastián.

Se apresuró al Grupo Peralta y contrató a Rocío para ganar proximidad con Sebastián, obteniendo así con éxito la oportunidad de conocerlo.

Ahora que Sebastián había llegado y estaba en el lugar, Jaime estaba decidido a aprovechar esta oportunidad para ganar el proyecto e inversión de la ciudad oeste.

Al escuchar las palabras de Jaime, Sebastián levantó lentamente su fría mirada

característica.

Él la miró de pies a cabeza, como si fuera una completa extraña.

Sus ojos estaban serios, por lo que era imposible discernir ninguna emoción.

Después de mirarla por un rato, comentó en voz baja: “Sonia no se compara a nadie”.

Sus palabras atravesaron el corazón de Rocío como un cuchillo.

“Sin duda, no puede compararla con la señorita Nadal”.

Jaime agarró su barbilla como si estuviera examinando a una criatura mansa. Dijo con desdén: “Ella solo es una huérfana sin influencia, ni apellido, ni clase. La señorita Nadal es la única hija del Grupo Nadal y tiene una clase superior. ¿Cómo es posible que esta mujer esté a la altura de ella?”.

Sí, ¿cómo podría compararse con ella?.

A los ojos de Sebastián, ella era simplemente una sustituta, incapaz de estar a la altura del trato real.

Rocío se mordió los labios con fuerza, sin pronunciar una sola palabra, pero su corazón moría de dolor.

Jaime decía tanto para menospreciar a Rocío para hacerse con la gracia de Sebastián.

Sebastián, sin embargo, parecía no importarle; sin siquiera mirarla, mantuvo la cabeza en otra dirección y jugueteó con su copa de vino.

Jaime conocía su lugar frente a Sebastián y dejó de hablar. Luego mandó a Rocío para que se sentara frente a él.

Apenas se habían sentado Rocío y Jaime, cuando otro hombre abrió una botella de vino y se la sirvió.

“Señorita Santana, ¿correcto? ¿Usted bebe?”.

Rocío no tenía idea de quién era el hombre, nunca lo había visto antes y tenía demasiado miedo de beber.

Y si colocaban algo dentro, quién sabe qué le haría Jaime después.

Mientras ella dudaba, el hombre sonrió abruptamente. “No te preocupes, no puse nada en la bebida”.

Rocío se sintió un poco aliviada al ver la dulce sonrisa del hombre.

Tomó el vaso, tomó un sorbo, pero todavía no se atrevía a pasar, se sentía muy insegura.

La mujer sentada al lado del hombre vio esto y no pudo evitar burlarse de ella.

“Señor Ferreyro, su gusto por las mujeres se está haciendo peor cada vez. Lorenzo le sirvió el vino muy amablemente, pero ella lo trató como si hubiera estado cometiendo un delito. No es nada considerada”.

La mujer se refirió a Lorenzo, que era primo de Sebastián. Su nombre era Lorenzo Peralta y era un galán playboy, pero no era tan repulsivo como Jaime.

Desde que Rocío había estado detrás de Sebastián, nunca se había encontrado con su familia y amigos hasta ahora, cuando finalmente vio a Lorenzo.

No pudo evitar echarle unas cuantas miradas más; se parecía a Sebastián, pero no era tan frío y distante como él. Todo lo contrario, era bastante amable.

Al ver que Rocío ni siquiera había reaccionado a sus palabras, el rostro de la mujer se enojó al instante.

El significado de sus palabras eran claras. Si hubiera sido cualquier otra persona, seguramente habría terminado la bebida.

Solo necesitaba disculparse con Lorenzo y beber el vino, y el asunto estaba resuelto.

Sin embargo, jella actuó como si no entendiera nada de esto!

Rocío naturalmente lo entendió todo. Pero como las palabras estaban dirigidas a Jaime, no vio ninguna razón para no hacerse la tonta.

La mujer le recordó a Jaime: “Señor Ferreyro, recuerde que fue solo gracias a la recomendación de Lorenzo que pudo conocer al señor Peralta hoy. De lo contrario, no habría tenido la oportunidad de verlo, y mucho menos tener oportunidad de discutir el proyecto. Pero su acompañante se negó incluso a tomar una copa de vino. ¿Así se comportará esta noche?”.

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset