¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 117

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 117

Capítulo 117

El corazón de Rocío dejó de latir abruptamente en el instante en que vio a Jaime, el miedo y el nerviosismo inundaron todo su corazón, sentía que su corazón dejaría de latir pronto.

“Señor, señor Ferreyro”.

Estaba tan asustada que su rostro palideció y su voz tembló cuando habló.

“Señorita Santana, ha pasado tanto tiempo”, dijo Jaime, inclinando ligeramente la cabeza al notar su mirada de llena de miedo.

El cuerpo de Rocío temblaba, pero aun así logró recomponerse y preguntó: “Señor Ferreyro, ¿qué lo trae por aquí, al baño de damas?”.

Jaime pareció sonreír, y sus ojos se elevaron un poco. “Nada, solo quería expresarte mi gratitud”.

Después de que terminó de hablar, se quitó la máscara que llevaba, revelando su boca la cual había sido suturada con más de diez puntos, su rostro lucia desfigurado.

Rocío dio un paso atrás, asustada por las densas suturas que parecían un poco intimidantes.

“Ven aquí, acércate”, dijo Jaime con indiferencia, haciéndola señas con el dedo.

Rocío negó con la cabeza y, sin dudarlo más, se dio la vuelta y corrió a la cabina del baño.

Al ver esto, los dos guardaespaldas de Jaime que estaban ahí con él inmediatamente la persiguieron, para atraparla.

Dos personas bloquearon su camino, uno a la izquierda y otro a la derecha, luego la agarraron de los brazos y la levantaron la cabeza para que mire a Jaime.

Los guardaespaldas la presionaron y ella se arrodilló en una postura humillantemente sumisa a los pies de Jaime.

“Señorita Santana, todavía eres tan buena escapando”.

Jaime se rió de Rocío y luego la miró con una sonrisa siniestra.

“¿Pero a dónde puedes correr ahora?”.

Él se rió entre dientes, era la risa de una persona maliciosa. Sus fríos ojos se clavaron en

ella cuando terminó de reír.

“Gracias a ti, mis manos están lisiadas, mis piernas están discapacitadas e incluso mi boca. está dañada, y mi rostro casi desfigurado. ¿Cómo crees que debería expresarte mi gratitud?”.

La última frase fue tan fuerte que parecía querer destrozarla.

Rocío tembló de pies a cabeza, asustada por su aspecto tan tenebroso.

“Señor Ferreyro, no lo entiendo”.

“¿En serio no entiendes?”.

Jaime enarcó las cejas, su sonrisa era cada vez más siniestra y aterradora.

1/2

“Aquella noche que me dieron el contrato, me encontré con un grupo de gente. El líder del grupo tenía puesta una máscara dorada”.

“Él dijo algo entonces, pero fui tan torturado que me desmayé varias veces, por lo que no entendí lo que era o lo que decía”.

“Después de despertar, me esforcé por recordarlo y contemplarlo. Afortunadamente, los dioses tuvieron misericordia de mí y finalmente me permitieron recordar todo”.

“¿Puedes adivinar lo que dijo entonces?”.

Jaime habló en un tono familiar, haciendo que Rocío se sintiera extrañamente más

nerviosa.

Ella se estremeció inconscientemente cuando mencionó al líder con una máscara dorada.

Había sospechado que el Señor Yáñez fue quien atacó a Jaime, pero no había esperado que fuera cierto.

Sin saber por qué Jaime había sacado a relucir de repente al señor Yáñez, fingió como si nada hubiera pasado y sacudió la cabeza.

“No puedo saber”.

“¿No puedes adivinar?”.

Jaime reveló una mirada de incredulidad, seguida de una risa siniestra.

“Entonces te lo diré”.

Agachándose, le sonrió a Rocío y le mostró su boca de cerca que había sido cortada con un cuchillo, diciendo:

“Él dijo que la había abrazado, besado y dejado que se sentara en mi regazo, por lo que deseaba darme un castigo ejemplar”.

“Lo consideré cuidadosamente. A la única que he abrazado, besado y puesto en mis regazo, pero con la que nunca he compartido cama eres tú”.

Cuando Rocío escuchó esto, su rostro volvió a palidecer un poco.

No es de extrañar que Jaime le expresara su “gratitud” hace un momento, y también hiciera una mención inesperada del Señor Yáñez.

Fue por las palabras del señor Yáñez que Jaime sospechó que era ella quien había dado la orden directamente.

Ella había asumido que Jaime estaba aquí para saldar cuentas sobre el contrato fraudulento con ella, ¡pero nunca anticipó que él estaba aquí para vengarse de ella por lo que le había hecho el señor Yáñez!.

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset