¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 12

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 12

Capítulo 12

Rocío se sorprendió mucho al saber que había sido Lorenzo quien había presentado a Jaime y Sebastián.

El grupo de Jaime no solo parecía llevarla a conocer a algunos amigos cercanos, sino también a tomar el proyecto de Sebastián.

Esto también fue bueno; tomaría algún tiempo discutir sobre el proyecto, dándole tiempo para considerar cómo escapar de él.

El cuerpo tenso de Rocío en ese momento se relajó un poco al pensar en esto.

Justo cuando soltó un suspiro de alivio, Jaime, que estaba a su lado, de repente levantó la barbilla y dijo: “Toma todo el vino”.

Rocío ya no podía fingir no escuchar; por lo tanto, tuvo que levantar la copa y tomarla de un solo trago.

Rara vez bebía, ya que a Sebastián le desagradaba el olor a alcohol, por lo que se

abstuvo de consumir bebidas alcohólicas.

Abruptamente ella había bebido un trago de licor fuerte, lo que le hizo contener las lágrimas por el sabor tan amargo.

Jaime, al ver esto, estiró el brazo rápidamente y le palmeó suavemente la espalda para calmarla.

La mirada fría de Sebastián se posó en la mano que estrechaba a Rocío.

Rocío, en medio de sus lágrimas, percibió una intención mortal en su mirada.

Cuando volvió a dirigir su mirada, todo lo que vio fue indiferencia y alienación en sus

ojos.

Rocío se reía de sí misma por tener todavía la esperanza de que Sebastián la tomara en serio, a pesar de que solo la había tomado como una sustituta.

Al ver que Rocío se había calmado, Jaime la abrazó y le dijo a Lorenzo: “Ella nunca antes ha sido acompañante para este tipo de reuniones, así que no sabe beber. Discúlpala”.

Lorenzo sonrió pero no dijo nada. La mujer a su lado de repente se puso furiosa. “Señor Ferreyro, ¿qué cree que está insinuando?”

Jaime levantó las cejas y dijo con calma: “No dije nada sobre ti. ¿Por qué estás tan exaltada?”.

“¡Tú estás sugiriendo”, explotó la mujer al instante, “que yo…”.

“Vamos. No hay necesidad de discutir sobre esto. Tú lo sabes, yo lo sé, todo el mundo lo sabe”.

“¿Qué?”

La mujer se quedó sin palabras, así que pisó fuerte y tiró de la manga de Lorenzo.

“Lorenzo, ¿escuchaste lo que dijo? Es demasiado de mal gusto decirme eso. ¡Vamos a echarlo de aquí!”.

Lorenzo se mostró bonachón y le dio unas palmaditas en la mano. “Andrea, sabes que al señor Ferreyro le gusta bromear. Estoy seguro que no lo decía con la intención de ofender a alguien”.

Pero Andrea no estaba dispuesta a dejar el asunto. Aunque en realidad era una acompañante, ahora que estaba con Lorenzo, no quería que la gente la describiera de esa manera nunca más.

Como no pudo ganarle a Jaime, en su lugar dirigió su ira en incomodar a Rocío.

“Olvidalo, no voy a debatir con alguien como tú. Vinimos para divertirnos y pasar un momento alegre”.

“Es un poco aburrido estar sentado aquí de esta manera. ¿Por qué no jugamos un juego?”.

Al escuchar que se iba a jugar, todos los presentes quedaron intrigados.

“¿Que juego?”.

Andrea sacó algunas cartas y las colocó sobre la mesa.

“Formemos equipos y juguemos a las cartas. El que pierda se quitará una prenda”.

“Interesante”.

Jaime, naturalmente, no se negaría a este tipo de juegos. Inmediatamente estuvo de acuerdo, y los otros presentes estaban más que felices de unirse también.

Lorenzo temía que Sebastián no estuviera acostumbrado, así que giró la cabeza para mirarlo. “Sebastián, siempre han sido así. Si no quieres…”.

Antes de que terminara de hablar, Sebastián tomó las cartas que le entregaba Andrea. “¿Cuáles son las reglas del juego?”.

Lorenzo se sorprendió; su hermano siempre había despreciado este tipo de lugar, sin embargo, hoy vino aquí y también decidió unirse a sus juegos solo por una mujer que se parecía a Sonia. Esto era demasiado inusual.

Andrea se sorprendió al descubrir que el rumoreado Sebastián, quien no era conocido por ser cercano a las mujeres, era tan tranquilo, y sonrió de inmediato.

“Es muy simple. Yo te mostraré”.

Después de que Andrea explicó las reglas, reunió a todos para hacer un sorteo y formar los equipos.

Rocío se sentó rígidamente en el sofá, algo confundida.

Estaba pensando una excusa sobre cómo negarse, pero Andrea parecía haber visto a través de sus pensamientos y habló primero.

“Todos los que están aquí tendrán que participar. Señorita Santana no puede arruinar la diversión, ¿verdad?”.

Tan pronto como habló, todos los ojos estaban sobre ella.

Rocío se sentía muy incómoda cuando la miraban. Fue mucha presión.

No podía arriesgarse a provocar a nadie, por lo que no tuvo más remedio que participar.

Solo entonces Andrea la dejó en paz, por ahora.


¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset