¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 120

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 120

Capítulo 120

Los ojos de Danilo repentinamente se enrojecieron cuando miró a Jaime.

“Jaime, en realidad tuviste la audacia de poner tus manos sobre mi mujer. ¡Prácticamente estás deseando morir ahora!”.

Camino delante de Jaime, cargando a Rocío, y apartó su silla de ruedas de una sola patada, haciendo que este cayera la piso.

Las manos y los pies de Jaime aún estaban bajo tratamiento, dejándolo completamente incapaz de hacer algo. Yacía en el suelo, flácido como un camarón, incapaz de moverse después de recibir aquella patada.

No le importó, girando la cabeza y partiéndose la boca cosida con más de diez agujas, miró a Rocio y rió siniestramente.

“Rocio, Rocío, eres realmente muy lista. Incluso Danilo ha sido atendido por ti. Con razón no quieres que yo”.

Danilo estaba completamente disgustado por las palabras que estaba escuchando.

Era como si alguien hubiera tocado y robado su tesoro que tenía en sus manos, lo que lo volvió paranoico y temeroso al instante.

Abruptamente actuó como si fuera un loco, pisándole la boca con sus finos zapatos de

cuero.

Usó todas sus fuerzas para aplastarlo, peor que a un insecto, como si tuviera la intención de aplastar y destrozar su boca.

La crueldad que brotaba de sus ojos finalmente infundió miedo en Jaime.

Entonces empezó a suplicar desesperadamente piedad, pero Danilo lo ignoró por completo y lo aplastó más y más, sin piedad hasta la muerte.

Rocío, al ver a Danilo en este estado, despertó instantáneamente de su trance.

No fue Luis quien había venido, sino Danilo.

También le había roto el corazón en ese entonces.

Rocío estaba aturdida cuando Danilo golpeó a Jaime, sin darse cuenta que los guardaespaldas ya estaban detrás de él.

La parte posterior de la cabeza de Danilo fue golpeada sin piedad por la barra de hierro del guardaespaldas, sin darle ninguna oportunidad de defensa.

La visión de Danilo se nubló tanto que casi cayó al suelo por el gran impacto que recibió.

Tenía miedo de que Rocío se cayera con él, así que solo apretó los dientes y se obligó a arrodillarse en el suelo. Al ver que la persona en sus brazos no se movió en absoluto, respiró aliviado.

“Danilo, ¿estás bien?”.

La mano de Rocío, empapada en sangre, soltó el agarre de su cuello.

Su rostro palideció de miedo aún más cuando lo agarró del brazo, con los ojos muy abiertos por la ansiedad.

“Estás herido. ¡Salgamos de aquí rápido y vayamos al hospital!”.

Ella solo se lastimó la espalda, pero la herida de su cabeza era una herida realmente fatal, con tanta sangre fluyendo, lo que indicaba que era muy grave.

Danilo negó con la cabeza y suavemente la colocó en el suelo sin decir una palabra.

Enderezándose con fuerza, se puso de pie.

Cuando giró la cabeza, el guardaespaldas que sostenía la barra de hierro se estremeció ante la mirada asesina en sus ojos.

El guardaespaldas, sin atreverse a avanzar, sin embargo estaba ansioso por intentarlo; incluso hizo un guiño al otro guardaespaldas que estaba tendido en el suelo.

El guardaespaldas, pensando que tenían más posibilidades de éxito, se sorprendió cuando Danilo de repente levantó el pie, lo pateó y lo envió volando a varios metros de distancia.

Uno de ellos se dio la vuelta, y Danilo le lanzó un puñetazo al otro guardaespaldas que se había acercado apresuradamente.

Los derribó a los dos, luego les arrebató la barra de hierro de las manos y los golpeó sin piedad y miedo en la cabeza.

Sus movimientos eran precisos y eficientes, sin mostrar ninguna compasión en su rostro. Solo se giró para mirar a Jaime, que yacía en el suelo, después de que los dos guardaespaldas ya estuvieran desmayados e inconscientes.

Jaime vio que Danilo se había vuelto loco, paralizado en el suelo, sin atreverse a moverse, ni hacer ruido, solo observó la escena.

Al darse cuenta de que Rocío estaba muy asustada, Danilo la levantó en brazos y salió del baño.

Rocío estaba más preocupada por la herida en su nuca y trató de liberarse para tratarlo de alguna manera, pero él la sujetó con más fuerza y no la soltó.

“Rocío, ¿estás herida en alguna parte?”.

¡La voz de Danilo temblaba, porque de haber llegado un minuto más tarde, sin duda esos dos sinvergüenzas la habrían violado!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset