¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 121

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 121

Capítulo 121

“No”.

Rocío negó con la cabeza; la herida en la parte posterior de su cabeza aún sangraba, hacía que su herida pareciera insignificante en comparación con la de Danilo.

“Parece que tu lesión es más grave. Vayamos al hospital de inmediato, por favor”.

Las manos de Rocío estaban manchadas con su sangre, el rojo vivo le recordaba la noche de hace cinco años, cuando fue atropellado por un automóvil, todo parecía lucir exactamente igual.

Sintiéndose aún más culpable, sufrió heridas graves dos veces en su intento de salvar a Danilo, pero no podía entender por qué la estaba protegiendo con tanta fiereza.

“Está bien”

Danilo solo asintió con la cabeza y luego, mientras la cargaba por medio del salón del banquete, varios guardaespaldas los vieron y los rodearon rápidamente. Sintiéndose culpables por no haber protegido lo suficiente a Danilo, y viendo que estaba gravemente herido, todos solo pudieron pedir disculpas de inmediato.

Danilo, sin importarle nada, solo les ordenó que llevaran a Jaime a la estación de policía y luego caminó rápidamente hasta el vestíbulo del hotel.

Rocío estaba desnuda, pero afortunadamente el abrigo de Danilo era lo suficientemente grande como para envolver todo su pequeño cuerpo.

Todavía estaba un poco nerviosa, preocupada de que cualquiera que entrara al hotel la viera así y ella solo tuviera que enterrar su rostro en los brazos de Danilo.

Mientras ella solo podía acurrucarse en sus brazos, un grupo de unos veinte guardaespaldas bloqueó repentinamente su camino, desde la entrada del hotel.

Danilo se detuvo en seco y dirigió su mirada al individuo que salía de la limusina en la

entrada del hotel.

El hombre, vestido en un traje y un abrigo negro, apenas era visible por la penumbra del lugar.

Se quedó allí como una estatua, con su mirada fría y maliciosa fijada en las dos personas que tenía en frente.

“Sr. García”.

Al escuchar esa voz familiar, el rostro de Rocío palideció más en ese instante.

No tuvo tiempo de preguntarse por qué Sebastián estaba presente; en cambio, solo hundió aún más la cabeza en el abrazo de Danilo.

Había asumido que él no sería capaz de verla en ese estado, por la pena y vergüenza que sentiría, pero no se dio cuenta de que su fría mirada estaba fija en ella.

Danilo supo al instante que Sebastián había llegado con intenciones maliciosas, pero desconocía el origen de sus intenciones maliciosas.

“Señor Peralta, ¿qué significa todo esto?”.

No parecía haber hecho nada para molestar a Sebastián, entonces, ¿por qué mandó a tantos guardaespaldas para bloquearles el paso?.

Sebastián, saliendo a grandes zancadas con sus largas piernas, caminó con paso hacia ellos dos. Mientras bajaba las cejas, vio a Rocío parada allí, desnuda.

firme

Su exquisito rostro tridimensional adquirió instantáneamente un tono malicioso, e incluso sus ojos color flor de durazno eran tan fríos como una espada afilada.

“Dámela”.

Sostuvo a Rocío con más fuerza en sus brazos, la mirada fija en ella, sin moverse incluso un milímetro.

Danilo, siendo un hombre, entendió naturalmente el significado de esa mirada.

Abrazó fuertemente a Rocío y dio un paso atrás, su mirada llena de posesividad.

“Señor Peralta, ¿cuál es la verdadera relación que tiene con ella? ¿Por qué quieres que te la

dé?”

Sebastián se burló, sus indiferentes ojos de flor de durazno recorrieron con desgana el cuerpo de Rocío.

“¿Quieres ir con él o conmigo?”.

Sebastián se negó a responder a la pregunta de Danilo y entonces mejor le ofreció elegir a

Rocío.

A Rocío casi se le sale el corazón de la garganta cuando esos ojos color flor de durazno la miraban fijamente sin pestañear y le hacía esa pregunta.

No había anticipado que Sebastián vendría al hotel a buscarla, aunque había asumido que estaba allí por algún motivo.

Rocío estaba perdida, su mirada hacia él era confusa.

Sebastián nunca había revelado a nadie la verdadera relación que tenían hasta ahora.

Él había casi jurado que nunca volvería a buscarla otra vez, pero allí estaba, de pie frente a

ella.

¿Qué le pasaba en verdad?

“Señor Peralta, ella se siente extraña con usted. Por lo tanto, no lo acompañará a ningún lado”.

Danilo la abrazó con fuerza, como si quisiera unirla a su cuerpo en ese instante.

Ya había supuesto vagamente la verdadera relación entre los dos, pero no quería

profundizar más en ello, tal vez hubiera salido lastimado.

Tenía miedo de que, después de una profunda reflexión, la carga sería demasiado para soportar, por lo que simplemente fingió ignorancia.

Rocío, al sentir la inquietud de Danilo, salió de su aturdimiento.

“Señor Peralta, le pido disculpas, pero no puedo acompañarlo por ahora”.

Danilo acababa de ser herido por defenderla y ella solo quería acompañarlo al hospital para recibir tratamiento, por lo que se armó de mucho valor y rechazó la oferta de Sebastián.

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset