¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 17

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 17

 

Capítulo 17

Al escuchar a Rocío decir eso, que ella podría ayudarlo a conseguir el proyecto, Jaime de repente se interesó, y se detuvo.

El próximo mes comenzará la licitación para el proyecto de la sección oeste de la ciudad, y el anciano le dijo que si podía conseguir el proyecto, lo nombraría su

sucesor.

En esta oportunidad, el competidor era el Grupo García de la capital, reconocido como uno de los mejores del país. Era una tarea abrumadora superar al Grupo García en el campo profesional, por lo que buscó ganar el proyecto congraciándose con Sebastián.

Pero era demasiado difícil poder hablar con Sebastián.

Esta vez, si no fuera por la recomendación de Lorenzo, ni siquiera hubiera podido ver a Sebastián.

Por lo tanto, era casi imposible confiar en ganarse el favor de Sebastián para obtener el proyecto.

Si Rocío pudiera ayudarlo a conseguir el proyecto, naturalmente sería lo mejor que le pasaría, pero…

Le preguntó a Rocío con cierta duda: “Ya que tienes algo sobre Sebastián, ¿por qué no lo usaste para amenazarlo antes?”.

Rocío se apresuró a decir: “¿Quién dijo que no? Lo amenacé antes. Le dije que quería ser su novia, pero él no accedió”.

“Entonces creo que es inútil amenazarlo de nuevo”. Jaime entrecerró los ojos hacia ella, con cierta decepción.

Rocío dijo solemnemente: “Si no accede esta vez, le enviaré el video a la señorita Nadal”.

“Me propusiste esto para evitar que te toque, ¿verdad?”. Jaime enarcó ligeramente las cejas.

“Así es”.

Rocío estaba tranquila. “Te dije que no puedo acostarmé o tener relaciones con alguien a quien no amo. Si amo a alguien, naturalmente tomaré la iniciativa, y lo haría. Pero estás tratando de forzarme, así que no tengo más remedio que proponer este plan”.

Jaime no había anticipado que ella lo reconocería cuando él la expuso, esperando en cambio que ella se lo explicara. Esto hizo que Jaime la considerara diferente. Hace unos días, ella hábilmente lo mostró de que era inteligente, pero hoy hizo que él

realmente la admirara.

Pensó que a Rocío no le interesaba el dinero ni el poder, pero no esperaba que la persona que le gustara fuera el heredero del Grupo Peralta.

No es de extrañar que ella no tuviera interés en él; estaba claro que sus pensamientos estaban en un plano superior mucho más que al de él.

Esta mujer era muy poderosa en cuanto a su mente, ambición, métodos, juegos y mediación.

Si él la dejaba ir, ella podría potencialmente ayudarlo a asegurar el proyecto para la ciudad del oeste; sin embargo…

Jaime agarró la barbilla de Rocío y le pidió que volviera a mirarlo. “Si fallas, dejaré que mis hombres en grupo maltraten a tu amiga”.

Sabía que Susan era la debilidad de Rocío. Mientras Susan siguiera allí, Rocío siempre lo escucharía atentamente.

El corazón de Rocío tembló de ira. Apretó los dientes y dijo: “No te preocupes”.

Solo entonces Jaime la soltó y dijo con algo de lástima: “Quería tanto tenerte en mis brazos. Pero como no quieres, está bien. Ayúdame a conseguir el proyecto. No es un mal negocio”.

Frente a divertirse con mujeres, deseaba más el puesto de heredero de Grupo Ferreyro.

Mientras Rocío pudiera conseguir el proyecto, él estaba dispuesto a esperar a que ella se enamorara de él, antes de tocarla.

Pensando que Rocío sería suya tarde o temprano, Jaime no se mostró tan reació a separarse de ella.

La abrazó y la besó con fiereza, luego se levantó y se fue, sin decir nada.

Al verlo partir, Rocío, que yacía en el suelo, suspiró profundamente aliviada.

Se sostuvo en el sofá y se puso de pie lentamente. Su cuerpo estaba temblando y frío.

Estaba en un estado de confusión, sin saber la verdadera razón, si estaba asustada de Jaime o enojada con Sebastián, solo sabía que su corazón se estaba sintiendo como si estuviera a punto de asfixiarse.

Con manos temblorosas, sacó medicamentos de su bolso y tomó varias pastillas para calmar su corazón antes de obligarse a caminar y marcharse.

El frío del viento, cargado de gotas frías de agua, atravesó su vestido, haciéndola temblar de frío.

Caminó hacia su casa, como una estatua, sin sentir el frío, paso a paso.

Un auto estacionado no muy lejos de repente se movió frente a ella y bloqueó su camino.

Leonardo salió del auto y se colocó frente a Rocío. Dijo respetuosamente: “Señorita Santana, el señor Peralta la está buscando”.

Rocío fingió no haberlo oído con una expresión fría, mientras seguía caminando. “Señorita Santana”, intervino Leonardo, “usted conoce el carácter del señor Peralta, no debe correr el riesgo de desobedecerlo”.

Sí, ella era una huérfana sin nada. ¿Cómo se atrevía a ofender al poderoso Sebastián Peralta?

Si ella no le hacía caso, ¿qué pasaría al final?. Tenía miedo de que él fuera aún más difícil de tratar que Jaime.

Rocío dejó de dar la contra y se subió obedientemente al coche.

Después de sentarse, giró la cabeza para mirar al hombre sentado en el asiento

trasero.

Vestido con un traje lujoso, un reloj valorado en decenas de millones y conduciendo un automóvil de lujo de edición limitada, lo hacían lucir perfecto.

En cuanto a ella, estaba cubierta de vino tinto, pegajosa y maloliente. Frente a él, ella era como un payaso miserable.

Tanta diferencia de estatus hacía que Rocío no quisiera quedarse ni un segundo en el mismo lugar.

Ella preguntó en un tono helado: “Señor Peralta, si tiene algo que decir, simplemente dígalo. Tengo que irme rápido a casa”.

Ella siempre había sido obediente en su presencia y rara vez le hablaba de esa forma, tan cortante.

Sebastián gíró levemente la cabeza, con esos ojos profundos y sombríos aparentemente capaces de capturar su corazón.

Rocío evitó inconscientemente su mirada, pero de repente se inclinó hacia…

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset