¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 22

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 22

Capítulo 22

Rocío miró a Lorenzo que estaba sentado en el asiento del pasajero delantero.

Al ver que estaba mirando directamente a la ventana, se sintió un poco avergonzada por haberlo visto fijamente.

Sostuvo un pañuelo y bajó la cabeza, secándose silenciosamente el agua de la lluvia

de su cuerpo.

Lorenzo miró por el espejo retrovisor a la figura delgada que estaba en el asiento

trasero.

En un clima tan frío, ni siquiera usaba un abrigo. Incluso tomó un taxi afuera bajo la lluvia, lo que hizo que Lorenzo sintiera un poco de curiosidad.

“Señorita Santana, ¿por qué el señor Ferreyro no la llevó de regreso a su casa?”

Al escuchar las palabras señor Ferreyro, Rocío frunció el ceño con duda. Ahora era la mujer de Jaime.

Apretó el pañuelo en su mano y lo guardó casualmente. “Me peleé con él en un momento y me baje de su auto”.

“Entonces es así”, asintió Lorenzo.

Al verla tiritar de frío, subió la calefacción del auto y no dijo nada más.

El repentino aumento de la temperatura en el coche hizo que el cuerpo frío y rígido de Rocío se calentara poco a poco.

Miró a Lorenzo agradecida y explicó cuidadosamente: “Había planeado tomar un taxi, pero la batería de mi teléfono estaba muerta y la tienda de al lado estaba cerrada. No tenía dónde refugiarme de la lluvia, así que estaba parada en la esquina tratando de parar un taxi. Lamento mucho las molestias”.

Lorenzo se tocó la barbilla con una mano y miró a Rocío avergonzada e inquieta por el retrovisor. Él la consoló suavemente. “Está bien”.

Solo entonces Rocío relajó todo su cuerpo. Apoyó la cabeza contra la ventana del coche y cerró los ojos con cansancio.

El viento cálido la arrulló en un sueño profundo, porque estaba demasiado cansada para permanecer despierta.

No mucho después, el auto se detuvo en la entrada de la zona donde viva Rocío.

“Señorita Santana, ya llegamos”, dijo Lorenzo sin mirar atrás.

Después de esperar un rato, nadie respondió desde el asiento trasero. Solo entonces Lorenzo volteó la cabeza hacia atrás.

Cuando vio a Rocío apoyada en la ventanilla del coche y durmiendo profundamente,

sus ojos se abrieron ligeramente, de la impresión.

Esta mujer era inocente; no tuvo miedo de dormir tan profundamente en el coche de un desconocido.

¿Pensó ella que él era una buena persona?

Lorenzo frunció el ceño y le guiñó un ojo al asistente.

El asistente se levantó rápidamente, caminó hacia el asiento trasero, abrió la puerta del auto y movió suavemente a Rocío para despertarla.

“Señorita Santana, hemos llegado a su casa”.

Rocío se despertó sobresaltada. Luchando por abrir los ojos, se encontró con unas borrosas de sombras negras, incapaz de distinguir algo con claridad.

Sabía que la lluvia la había atrapado y que su estado había empeorado.

Afortunadamente, sus pensamientos aún estaban claros. Todavía recordaba que ese

era el auto de Lorenzo.

Rápidamente se enderezó y le dio las gracias de nuevo avergonzada. Luego, abrió la puerta y salió del auto.

“Señorita Santana”.

“Todavía está lloviendo afuera. Lleva el paraguas”. Lorenzo la detuvo y le entregó un paraguas del asiento trasero.

Rocío vio sin querer la marca del paraguas y supo que valía más de cien mil dólares. Tenía miedo de no tener la oportunidad de devolvérselo después de tomarlo, por lo que se negó suavemente. “Gracias. Está muy cerca. Voy a correr para llegar rápido”.

Lorenzo se quedó desconcertado por un momento. Pareció ser capaz de leer la mente de Rocío en sus ojos y de inmediato le arrojó el paraguas. “No hay necesidad

de devolverlo”.

Rocío estaba un poco avergonzada, pero al ver que Lorenzo insistía, no tuvo más opción que aceptarlo.

“Señor Peralta, ¿podría darme su número de contacto? Haré lo posible para devolvérselo mañana”.

Cuando Lorenzo escuchó que ella quería contactarlo, la mirada en sus ojos se volvió poco a poco desdeñosa. “Señorita Santana, no me gusta que las mujeres se me insinúen”.

Rocío no esperaba que malinterpretara su significado y se apresuró a explicar: “No me refiero a eso. Solo creo que este paraguas debe ser devuelto”.

“Señorita Santana”.

“No importa lo que quieras decir, te traje a casa con buenas intenciones. Si tienes

alguna otra idea, te aconsejo que te detengas ahora”. Lorenzo la interrumpió friamente.

Estas palabras incomodaron mucho a Rocío. Ella no dijo nada más. Dejó directamente el paraguas en el auto y se dio la vuelta para irse.

Después de dar dos pasos bajo la lluvia, no se sintió satisfecha y se regresó en dirección hacia Lorenzo.

“Señor Peralta, gracias por su generosidad al traerme a casa, pero no debe pensar en mí de esa manera. Simplemente pensé que el paraguas que me dio era demasiado caro. Me preocupaba no tener la oportunidad de devolvérselo, así que lo rechacé”.

Rocío habló sin pausa alguna, sin prestar atención a su expresión, y de inmediato corrió hacia su casa.

Lorenzo miró a la pequeña figura y quedó ligeramente atónito, por lo que le acababa

de decir.

Él pensaba que una mujer como Rocío aprovechaba cada oportunidad que pudiera encontrar para meterse en la cama de un hombre rico.

De lo contrario, no se daría la vuelta y se arrojaría a los brazos de Jaime en cuanto se separara de su hermano.

Sin embargo, lo que acaba de decir hizo que Lorenzo se sintiera un poco

avergonzado, por pensar en tal idea. Parecía que había malinterpretado demasiado su carácter.


¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset