¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 26

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 26

 

Capítulo 26

Después de pasar toda una noche entera en el hospital, la fiebre alta de Rocío se había calmado por completo. Su cuerpo seguía un poco débil, pero no había necesidad de permanecer más tiempo en el hospital.

Le pidió a Susan que hiciera el papeleo y las dos se fueron directamente a casa después de manejar los procedimientos de alta.

Tan pronto como Susan regresó, estaba ocupada en la cocina. Rocío quiso ayudar, pero Susan se negó.

“Vuelve y descansa un poco, déjame todo a mí”.

Susan hizo un gesto con la mano y la persiguió.

La fiebre de Rocío había bajado, pero su estado de insuficiencia cardíaca había empeorado.

Le dolía el corazón, tenía la cabeza mareada, el suministro de sangre y oxígeno era insuficiente y estaba tan débil que ni siquiera podía mantenerse en pie.

No podía ayudar a Susan en su condición actual, por lo que tuvo que cumplir y de mala gana regresó a la habitación.

Después de tumbarse en la cama, trató de conciliar el sueño cuando de repente le llegó un mensaje de texto desde el móvil que tenía en la mesilla de noche, una noticia de entretenimiento que ella seguía.

Como seguía a Sebastián, no sabía mucho de su horario. Cuando lo veía de vez en cuando en las noticias, decidió seguir algunas noticias.

Ella lo abrió y echó un vistazo. Los paparazzi sacaron una foto de Sebastián cargando a Sonia a urgencias, y el contenido era para informar que su antigua relación se había reavivado.

Se deslizó hacia abajo poco a poco, y los comentarios a continuación les deseaban una vida feliz para siempre.

Cuando Rocío lo vio, ella también asintió. De hecho, eran una pareja hecha en el cielo. Ella sonrió amargamente y cortó el mensaje de texto. Quería apagar el teléfono, pero vio un mensaje de texto.

Hizo clic en el mensaje, era de un número desconocido y decía: ¿Qué haces en el hospital?

Rocío estaba atónita. ¿Cómo supo esta persona que fue al hospital?

Miró la hora. Fue enviado anoche, y resultó ser el momento después de que ella se despertara en el hospital…

Rocío miró repetidamente este mensaje y se quedó incrédula.

La única persona con la que se encontró anoche en el hospital solo fue Sebastián. ¿Será que él lo envió?

Sus manos temblaban mientras escribía dos palabras. “¿Quién eres?”

Ella pensó que la otra parte no respondería tan rápido, pero al segundo siguiente, la otra parte respondió rápidamente con tres palabras.

“Respóndeme”.

El corazón de Rocio latía con fuerza mientras miraba esa frase; el tono frío le resultaba demasiado familiar, recordándole a Sebastián.

Pero su intuición le dijo que Sebastián no le enviaría ese tipo de mensajes de texto.

Rocío frunció el ceño y escribió: “¿Quién diablos eres?”.

Esta vez, la otra parte guardó silencio durante mucho tiempo. Después de casi una hora, se envió el mensaje, “Jaime”.

El corazón de Rocío, que estaba tan nervioso que temblaba, se relajó de repente.

Ella pensó que era Sebastián, pero no esperaba que fuera Jaime.

¿Pero Jaime volvió a cambiar de número?

Rocío pensó un rato y sintió que algo andaba mal. Ella directamente hizo una llamada.

La otra parte no respondió. En cambio, simplemente le envió un mensaje de texto, “En una reunión”.

Rocío se apoyó la barbilla y reflexionó largo rato, pero aun así se armó de valor para llamar al número del trabajo de Jaime.

Esta vez contestó rápidamente, su voz era grave, con un toque de impaciencia, “¡Estoy en una reunión! ¿Qué pasa?”.

Rocío no se esperaba que estuviera realmente en una reunión. Ella respondió rápidamente: “No es nada”. Luego colgó el teléfono.

Que psicópata. ¿Por qué le enviaría un mensaje de texto con un número diferente cuando estaba en una reunión?

Pensando que Jaime solía usar un número diferente para acosarla antes, Rocio no pensó demasiado en eso.

Ella colgó el teléfono, con la intención de ignorarlo, pero inesperadamente el mensaje de texto llegó de nuevo.

Volvió a la primera pregunta. “Contéstame, ¿por qué estabas en el hospital?”

Rocío sintió que él estaba enfermo. Estaban en una llamada. ¿Por qué tenía que enviarle un mensaje de texto?

No quería hablar con él, pero temía que si no lo escuchaba lo enojaría, así que apretó los dientes y escribió. “Tenía fiebre alta. Necesitaba ir al hospital por un suero”.

Ella pensó que la otra parte volvería a preguntar, pero al final, él no volvió a acosarla.

Rocío solo pensó que estaba loco, colgó el móvil y y se quedó muy profundamente dormida.


¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset