¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 39

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 39

Capítulo 39

Rocío nunca imaginó que seria agredida sexualmente y menos por un extraño.

¡Ella no tenía idea de cómo esta persona se veía!

¡Estaba desesperada más allá de toda medida!

Esta vez, fue realmente asqueroso.

¡Sebastián debería odiarla con cada fibra de su ser!

Sebastián, Sebastián, Sebastián…

Gritando su nombre en su corazón, las lágrimas corrían por sus mejillas, lo repitió una y otra

vez.

El hombre, al finalmente darse cuenta de que estaba llorando, cesó abruptamente.

Él la agarró por la barbilla y preguntó con frialdad: “¿Por quién lloras?”:

Rocio frunció los labios y no habló. Sus lágrimas seguían cayendo y pronto mojaron su corbata.

Su silencio hizo que el hombre se sintiera más tranquilo. Sus siguientes acciones ya no se preocuparon por sus sentimientos y la torturaron sin piedad.

La postura y la fuerza que usaba eran completamente diferentes a las de Sebastián.

¡Los besos apasionados y los movimientos frenéticos eran incluso más salvajes que los de Sebastián!

Rocio, temiendo el regreso de Jaime, soportó su fuerza.

Su espíritu se derrumbó en un instante, pero no tuvo más remedio que soportar la tortural de aquel hombre.

En ese momento, se dio cuenta de que Jaime había querido dejarla ir.

¡Si él hubiera tenido la intención de violarla, ella habría estado en esta situación hace mucho tiempo!.

“¡Tú solo puedes ser mía!”

Mordió sus labios rojos, gruñó y luego lo hizo de nuevo.

Después de soportar casi dos horas de tortura, el hombre finalmente la liberó.

Su cuerpo ya se había debilitado y el vino mezclado con pastillas para dormir la hacía sentir un poco mareada.

El hombre, habiéndose salido con la suya, no se fue de inmediato sino que la llevó a la bañera.

La llevó a la cama después de lavarla con agua tibia.

El toque de Rocío en la cama blanda le dio aún más ganas de conciliar el sueño.

Cuando pensó que Jaime regresaría, se mordió la lengua con fuerza en un intento de despertarse.

Cuando probó la sangre en su lengua, una leve conciencia volvió a ella.

“Ahora, ¿puedes soltarme?”

Su voz era helada, casi escalofriante.

Si estaba bien si ella no sabia quién era él, de lo contrario, ¡definitivamente lo desollaría vivo!

El hombre, vestido con ropa, permaneció en silencio en respuesta a ella.

¡Rocío estaba tan enfadada que le temblaba todo el cuerpo!

“Ya lo hiciste. ¿Todavia vas a matarme?”

Tan pronto como terminó de hablar, el hombre volvió a presionarla.

Él besó con ternura sus labios rosados y le susurró al oído: “Engañaste a Jaime con un

contrato falso, ¿no tienes miedo de que cause problemas?”

“¿¡Qué tiene que ver contigo!?”

La voz de Rocío casi rugió.

Como ya había sido violada, no tenía nada que perder, por lo que ya no le temía.

Después de observarla en silencio durante un rato, el hombre no dijo nada más y comenzó a desatarla.

Una vez que sus manos estuvieron libres, rápidamente se quitó las vendas de los ojos.

El hombre ya se había puesto la máscara y las luces aún estaban encendidas.

La posición donde estaba parado estaba un poco lejos de ella, y no podía verse claramente.

Rocío no hizo caso de nada más; con la mirada fija en el lugar donde yacía, se dio cuenta de que estaba en la cabecera de la cama.

Ella saltó de la cama y se sentó a la cabecera. Usando su cuerpo para proteger la

almohada, palpó sigilosamente debajo de ella con la mano.

Rocío, al tocar el cuchillo corto, lo agarró y corrió hacia el hombre.

Rocío llegó a la ubicación del hombre en cuestión de segundos.

Levantando el cuchillo rápidamente a la luz, lo clavó directamente en su pecho.

Desafortunadamente, el hombre reaccionó demasiado rápido, dando un paso atrás para evitar la peligrosa situación.

El cuchillo cortó el brazo que bloqueaba la postura defensiva frente a su pecho, pero no penetró en su corazón.

Rocío, en un ataque de rabia, se apuñaló los brazos y los muslos repetidamente, perforando çada superficie disponible.

¡Como una loca, en un ataque de ira, perdió todo sentido de la razón!

Al ver su apariencia desesperada, el hombre dejó de esquivar.

Le agarró la muñeca y le quitó el cuchillo de las manos.

“¡Eso es suficiente!”

Con voz ronca, el hombre habló, lo que le permitió a Rocío recuperar la compostura, pero todavía se sentía agraviada.

¡Había hecho todo lo posible para evitar que Jaime se le acercara, pero al final, finalmente fue mancillada por un extraño!

¡Cualquier otra persona se habría derrumbado!


¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset