¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 41

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 41

Capítulo 41

Luego de salir de Grupo Peralta, Jaime sostuvo el contrato con una sonrisa radiante.

Subió al coche del sótano con la intención de ir directamente al Hotel Real para encontrar a Rocío.

Inesperadamente, cuando el automóvil estaba a la mitad de su destino, de repente se vio rodeado por docenas de vehículos a todo terreno.

Jaime sintió que algo no andaba bien y quiso abandonar apresuradamente el auto para poder huir.

Sin embargo, después de correr unos cuantos metros, un automóvil de lujo de primera parecía haber perdido el control y giraba directamente hacia él.

Estaba tan aterrorizado que corrió en todas direcciones, sin embargo, cuanto más intentaba escapar, más parecía que el auto lo perseguía, como si tuviera la intención de acabar con su vida.

El automóvil lo obligó a regresar al lugar del auto del cual había escapado, el auto que lo perseguía se detuvo y la puerta principal se abrió lentamente.

El hombre, con una máscara de bronce, salió del auto.

Los ojos de Jaime fueron cegados por los dos faros deslumbrantes frente al auto.

Solo podía discernir la figura del hombre, y solo podía ver que era un adolescente con un atuendo holgado.

Eso pensó debido a su cabello y ropa de aspecto juvenil.

Jaime miró al adolescente y supuso que debía ser un niño rico.

En Andalucía, la familia Ferreyro era importante y de nombre.

¿Cómo podría un niño rico atreverse a conducir tantos autos para rodearlos de esa

manera?

“Niño, ¿sabes quién soy?”.

Llegó a la conclusión de que la otra parte en verdad no lo conocía, de lo contrario, ¡no se habrían atrevido a hacer lo que hicieron!

El hombre inclinó ligeramente la cabeza, sus movimientos juguetones y burlones.

“Lo sé, sé quién eres”.

Su voz era ronca y deliberadamente disfrazada.

Al ver que la otra parte ni siquiera se atrevía a mostrar su verdadero rostro, Jaime no tenía miedo.

Se levantó del suelo y caminó frente al hombre con arrogancia. Se señaló la nariz y dijo enojado: “Mocoso, ¿no sabes quién soy?, aún te atreves a venir y detenerme así. ¿Acaso quieres morir?”.

El hombre se burló y levantó la mano ligeramente, dando una señal, lo que provocó que el

guardaespaldas que estaba detrás de él diera un paso adelante de inmediato y agarrara el

dedo de Jaime.

¡Antes de que Jaime pudiera responder, el guardaespaldas rápidamente había sacado un cuchillo y le cortó el dedo que apuntaba al hombre!

Se movió tan rápido que en cuestión de segundos le había cortado un dedo.

“¡Ah!”.

Jaime gritó retorciéndose de dolor.

Sus gritos agonizantes resonaron en el sótano.

Había creído que nadie se atrevería a ponerle un dedo encima, ¡pero en realidad le habían

cortado uno!.

¡Este joven ante él no era un niño mimado de padres adinerados, sino un demonio que puede matar sin pensarlo dos veces!.

Sin embargo, lo que no se esperaba era que esto era solo el principio.

“Señor”.

Después de cortarle el dedo, el guardaespaldas le devolvió respetuosamente el cuchillo al

hombre.

El hombre tomó el cuchillo y, con un pañuelo, limpió suavemente la sangre que había quedado en la hoja del cuchillo.

Caminó hacia Jaime con sus largas piernas.

El rostro de Jaime palideció al ver la figura alta y erguida caminando hacia él.

“Tú. ¿Quién eres? ¿Por qué estas siendo tan cruel conmigo?”.

De hecho, antes había empleado numerosas tácticas crueles solo para divertirse con numerosas mujeres.

¡Las mujeres con las que había interactuado no tenían conexiones influyentes, por lo què era imposible que alguien de ellas con conexiones poderosas las hubiera vengado!

¡Esta persona debe guardar rencor a la familia Ferreyro, por lo que había venido a vengarse!

Al ver al hombre acercarse a él directamente, Jaime, cubriendo su dedo roto, quería escapar rápidamente.

Sin embargo, solo retrocedió unos pasos antes de ser bloqueado por varios guardaespaldas con uniformes negros y corbatas, cada uno, con una marca, que

sobresalía.

No tenía forma de escapar del lugar, por lo que solo podía mirar al hombre que llevaba una máscara de cobre dorado.

“Tú, ya me has cortado uno de mis dedos. ¿Qué más quieres de mi?”.

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset