¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 48

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 48

Capítulo 48

Rocío estaba tan asustada que al instante dejó de hablar.

Miró al hombre con una sensación de decepción.

No estaba enojado, lo que significaba que no era Sebastián.

Estaba muy molesta, así que se soltó con decisión de su abrazo, de espaldas a él, y cerró los ojos para quedarse dormida.

Siempre sintió que, a pesar de no ser Sebastián, este hombre tampoco la lastimaría.

Se sintió muy aliviada y se sumió en un sueño tranquilo.

Una vez que ella se hubo quedado dormida, él la atrajo de nuevo a sus brazos.

Él la abrazó y siguió dándole palmaditas en la espalda.

Rocío, agotada, se quedó dormida. En su estado de sueño, se encontró soñando con el

adolescente una vez más.

En su sueño, él levantó el pie, apuntándolo al corazón, y la pateó dos veces con fuerza.

En su sueño, le quebró los dedos uno por uno y la abofeteó con fuerza.

Estaba en el suelo, acurrucada en agonía.

Sin embargo, ella todavía le tendió la mano con esperanza, de que él se compadeciera de ella. “Luis, me duele, me duele”.

El hombre la escuchó hablar, y su mano que había estado acariciando su espalda de repente se detuvo en seco.

El hombre miró a la mujer en sus brazos durante mucho tiempo antes de apartarla. Volteándose de la cama, se levantó, rápidamente se vistió, agarró su abrigo y se fue.

En el momento en que el hombre cerró la puerta, Rocío susurró: “Sebastián”.

Sebastián la abrazó para dormirla, arrullándola como una niña pequeña, brindándole unà gran tranquilidad en sus sueños.

Cuando despertó en este sueño, se sintió increíblemente bendecida por haber tenido un

sueño tan hermoso.

Rocío tocó el lugar a su lado y estaba frio; la suite presidencial aún estaba muy oscura.

Lanzó un suspiro de alivio al darse cuenta de que el hombre ya se había ido y se levantó para abrir las cortinas.

Tan pronto como se corrieron las cortinas, el sol brilló intensamente, que iluminó toda la habitación.

Sólo entonces Rocío se dio cuenta de la inmensidad de la suite presidencial.

Ocupaba todo un piso.

Era sorprendentemente grande, medía unos pocos cientos de metros cuadrados.

La cama era enorme, redonda, blanca y de excelente calidad por supuesto.

El baño también tenía una bañera de generosas dimensiones.

Además, también tenía una cocina y un estudio realmente hermosos.

Todo estaba disponible.

¡Era la habitación más lujosa y opulenta!

El señor Yáñez parecía ser muy rico.

Rocío, tras evaluar la suite presidencial, agarró su teléfono y lo revisó.

Durmió hasta las cuatro de la tarde de ese día, y si hubiera dormido un poco más, jel día se habria ido!

Corrió al baño para lavarse, tomó su teléfono y se apresuró a la recepción del hotel dejar la habitación.

para

Sin embargo, la recepcionista le informó que la suite presidencial estaba reservada exclusivamente para el señor Yáñez y no había ningún requisito para hacer el check out. Rocío volvió a sorprenderse. El principal centro de entretenimiento de Andalucía era el Club Deja Vu, ¿y él tenía una suite presidencial exclusiva aquí?. Realmente era un hombre rico. No pudo evitar preguntarle a la recepcionista: “¿Conoce el nombre del señor Yáñez?”.

La recepcionista sacudió la cabeza cortésmente y dijo: “Lo siento, no lo sé”.

Incluso si supiera quién era, no se atrevería a divulgarlo, era información VIP.

Además, el VIP no tenía identificación alguna, por lo que la recepcionista en verdad no

estaba al tanto.

Rocío, sin poder preguntar más, le dio las gracias y se marchó del hotel.

Después de tomar su medicamento, fue al hospital para obtener una nueva receta y así poder comprar sus medicamentos.

El médico tratante, con el ceño fruncido, le preguntó sobre su estado físico, preguntando por sus horarios de sueño.

“Señorita Santana, todavía la insto a que permanezca en el hospital para recibir tratamiento. Su estado físico actual no parece mejorar”.

Rocío se negó a quedarse en el hospital, viéndolo como un lugar solo para esperar la muerte y no queriendo desperdiciar allí lo que le quedaba de vida.

Al ver su negativa de quedarse en el hospital, el médico se abstuvo de persuadirla más y le recordó cuidar su descanso después, advirtiéndole que no se agotara, ya que eso provocaría falta de sangre en el cerebro y riesgo de desmayo repentino o muerte.

Rocío aceptó esta muerte, no queriendo que fuera demasiado dolorosa por mucho tiempo.

Habiendo obtenido la medicina del hospital, regresó a la comisaría para poder resolver el

caso.

Ella había aceptado proactivamente la invitación anoche, alterando así la naturaleza de la situación.

Además, sus antecedentes no eran insignificantes. Incluso si quisiera averiguar su identidad, era muy improbable llegar a saberlo. Bien podría ahorrarse la angustia.

Hecho todo esto, Rocío volvió a casa y volvió a caer en un profundo sueño.


¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset