¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 5

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 5

Capítulo 5

Sonia Nadal se presentó rápidamente, luego, después de intercambiar algunas bromas, tomó el brazo de Sebastián y siguió a Kelly a la oficina del presidente.

Zulema estiró el cuello y miró las espaldas de las dos personas, su expresión llena de envidia. “¡Que dulce son!”

Mia se puso la mano en el hombro y chasqueó la lengua. “Usted no entiende esto, ¿verdad? Ella acaba de regresar al país y se convirtió en presidenta. Nuestros antiguos accionistas definitivamente no se convencerán. En su primer día de nombramiento en el cargo, el Señor Peralta la acompañó personalmente para informar a los accionistas, que tiene al Grupo Peralta respaldándola!”

Zulema se llevó las dos manitas a la barbilla, envidiosa de la muerte. “El señor Peralta es tan considerado”.

“Si no fuera la hija del presidente, ¿cómo podría atreverse a querer tener al más poderoso hombre de Andalucía?” Mia se preguntó con sus ojos llenos de celos.

“La señorita Nadal ya es muy destacada, muy educada, pero en lo que respecta a su apariencia…” Zulema negó con la cabeza en desacuerdo.

“Encuentro cierto parecido entre Rocío y la nueva presidenta”. Zulema miró a Rocío.

“Efectivamente. ¡Pero creo que Rocío es más hermosa!” Mia dijo con una cara pálida.

Rocío se levantó y fue al baño.

“¿Qué le pasó a Rocío?” Zulema miró la delgada espalda de Rocío y se preocupó un

poco.

Mia se burló, “¡Tal vez se siente un poco celosa de la nueva directora ejecutiva!”

Zulema no dijo nada más.

Rocío se apresuró al baño, tomando rápidamente la medicina para aliviar el dolor de su corazón. Se lo tragó sin tomar un sorbo de agua.

Después de calmarse durante mucho tiempo, abrió el grifo, se lavó la cara con agua fría y se miró en el espejo.

Ella había estado sufriendo de una torturante enfermedad, su rostro pálido y su cuerpo débil.

En ese momento, Sonia Nadal, con tacones altos, abrió la puerta del baño, sorprendiéndola ya que

ya que ella se encontraba aturdida.

Şu rostro era terso y delicado, de tez blanca y sonrosada, y todo su ser destilaba nobleza y elegancia.

Rocío nunca pudo encontrar nada que igualara esto.

Cuando se encontró con la mirada de Sonia Nadal, de repente se sintió un poco inferior. Rápidamente bajó la cabeza, sacó un pañuelo al azar y se dio la vuelta para

irse.

“Espera un minuto”.

La señorita Nadal de repente le gritó.

De repente, el corazón de Rocío latió con fuerza, como si hubiera hecho algo vergonzoso, y todo su cuerpo se quedó paralizado.

Evidentemente, ella fue la que había sido aprovechada como suplente. Ella no había hecho nada malo.

La señorita Nadal caminó frente a ella y le sonrió cálidamente. “Eres una asistente, ¿verdad?”

Rocío reprimió la agitación de su corazón. Bajó la cabeza y asintió a la señorita Nadal.

“Si”.

La señorita Nadal levantó el reloj de su muñeca y miró la hora. Ella le dijo: “Aún falta media hora para la junta general de accionistas. Ayúdame a hacer una taza de café enviarla a la oficina del presidente”.

Rocío sabía que Sebastián seguía en el despacho del presidente y se mostró algo

reticente.

y

Ella todavía no había renunciado, todavía necesitaba cumplir con las instrucciones de sus jefes.

Asintiendo con la cabeza, pensó que lo mejor sería pedirle a Zulema y a los demás que le enviaran el café una vez que terminara de prepararlo.

La señorita Nadal dijo ‘Gracias’ y salió con la frente en alto..

La confianza y la luz brillante que irradiaba su cuerpo creaban un marcado contraste con Rocío Santana.

Rocío Santana se sentía como si fuera una mera imitación de Sonia Nadal, y se sentía completamente inútil.

Rocío se quedó inmóvil por un instante, luego recuperó la compostura, salió del baño y se dirigió directamente al salón de té.

Quería pedirle a Zulema que la ayudara a llevar el café a la oficina del presidente.

Sin embargo, todos habían estado ocupados organizando la sala de reuniones, por lo que no tuvo más remedio que enviarlo ella misma.

“Adelante”.

La voz de la señorita Nadal, suave y tierna, emanaba desde adentro.

Rocío era muy consciente de que se mortificaría al entrar.

Después de una breve lucha, reunió el coraje para poder abrir la puerta y entrar. Apenas se abrió la puerta, se vio a la Señorita Nadal sentada en el regazo de Sebastián.

Al ver esta escena, su mano que sostenía el café tembló involuntariamente.

Temerosa de que los dos notaran algo extraño, rápidamente bajó los ojos y fingió como si nada hubiera pasado. “Señorita Nadal, su café está listo”.

Sonia Nadal, por otro lado, estaba un poco avergonzada. Le dijo a Rocío: “Déjalo

aquí”.

Rocío asintió, colocó el café sobre la mesa antes de darse la vuelta sin mirar a Sebastián y salir.

Las piernas de Rocío estaban débiles después de haber salido de la oficina del presidente.

Ellos habían estado muy unidos.

La mente de Rocío bullía con imágenes de dos personas frotándose las orejas,

aunque en ese momento no estaban haciendo nada.

¿Le haría esas cosas a Sonia Nadal?

Ella no había sido nada más que una sustituta.

Un simple sustituta…


¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset