¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 9

¡Ella Ya Está Casada Señor! Capítulo 9

Capítulo 9

Rocío sabía que dentro de tres meses ya no estaría; así que aunque Jaime la deseara entonces, todo lo que quedaría de ella sería un puñado de cenizas.

Ahora que él había acortado el tiempo a tres días, era un poco difícil para ella

aceptarlo.

Justo cuando estaba a punto de seguir hablando, Jaime la soltó abruptamente.

A Rocío le habían dado la oportunidad de escapar.

No importa qué, tenía que aprovechar la oportunidad.

“Nena”

Jaime se inclinó y la besó en la mejilla. “Te recogeré en tres días”.

Rocío, sintiéndose sumamente asqueada, cubrió su mejilla que había sido besada por

él.

Pero frente a Jaime lo soportó y fingió asentir obedientemente.

Al verla tan obediente, Jaime la soltó y caminó en dirección a la puerta.

Justo cuando llegó a la puerta, de repente se paró en seco abruptamente.

“De paso”.

Se dio la vuelta y miró significativamente a Rocío. “Bebé, tu buena amiga se llama Susan, ¿verdad?”

Rocío fingió serenidad, pero su semblante se tornó repentinamente sombrío.

Jaime ya había descubierto los antecedentes de Susan, parecía que hacía tiempo que lo había averiguado todo sobre ella.

Rocío se sintió sumamente incómoda por ser investigada.

Ella preguntó con una cara fría, “¿Qué pasa?”

“No es nada. Solo quiero recordarte que me esperes en casa. No deambules”. Jaime

sonrió.

Jaime no dijo nada amenazante, pero Rocío pudo escucharlo claramente.

Iría a buscar a Susan si se atrevía a escapar.

Una vez más, una ola de impotencia la envolvió.

Rocío se sintió muy desesperada y soltó el puño cerrado.

Dijo inexpresivamente: “Aléjate de ella. Te esperaré en casa”.

Solo entonces Jaime le dio un beso volador. “Sé buena”.

¡Él era tan repugnante!

Rocío cerró la puerta de un portazo, la echó llave y rápidamente entró al baño.

Abrió el grifo, se acostó en la bañera y, recogiendo la pelota, lavó frenéticamente los lugares donde Jaime había besado y tocado.

Lo frotó hasta que quedó rojo y descamado, pero Rocío aún sentía que no estaba

limpia.

Se lavó vigorosamente hasta que el mal sentimiento se desvaneció gradualmente, y solo entonces se tranquilizó.

Jaime la había amenazado con Susan. Ella no podía escapar. Si ella no pensaba en una manera lo antes posible, definitivamente él la mataría en tres días.

Pensando en esto, Rocío se levantó rápidamente, se envolvió en una toalla de baño, regresó a la habitación, tomó su teléfono y quiso llamar a la policía.

Pero pensando en el poder de Jaime, apretó los dientes y lo soportó.

No importaba cuánto lucharan ella y Jaime, sabía que su tiempo era limitado.

Pero Susan era diferente. Ella estaba a punto de casarse.

No pudo acusar a Susan por un impulso fugaz.

Rocío se quedó allí, perdida en sus pensamientos, antes de finalmente abrir su lista de contactos y localizar el número que había puesto en la lista negra.

Cuando vio el nombre familiar en él, su corazón comenzó a latir rápidamente.

Esta era la única persona que podía competir con Jaime, pero él la había abandonado. Si ella lo llamaba, ¿lo recogería?

Rocío dudó mucho bastante tiempo, pero al final le faltó valor para llamarlo.

Ella conocía bien la disposición de Sebastián; nunca volvió a mirar las cosas con las que se había cansado de jugar.

Ella lo llamó, rogándole, y él podría creer erróneamente que lo estaba molestando.

Habiendo decidido partir con un poco de dignidad, no debería molestarlo más.

En los últimos días, Rocío había estado yendo al hospital a buscar medicamentos para su tratamiento.

El médico tratante había sugerido que permaneciera en el hospital hasta que la fuente correcta de corazón estuviera disponible, pero Rocío se negó.

Tenía una enfermedad cardíaca hereditaria y dependía de medicamentos a largo plazo para mantenerla bajo control.

Desde que la golpearon dos veces hace cinco años, su corazón había comenzado a mostrar signos de falla.

En el último año, hiciera lo que hiciera, no había podido controlar el brote de su

enfermedad.

Rocío también sabía que sus días habían llegado a su fin, por lo que no esperaba una fuente de corazón adecuada.

Después de tomar el medicamento, colocó el gas pimienta y la picana eléctrica que había comprado previamente en su bolso.

No podía pensar en ninguna otra mejor idea. Solo podía elegir pelear con Jaime. En el peor de los casos, lucharía con su vida.

¡Ella Ya Está Casada Señor!

¡Ella Ya Está Casada Señor!

Score 0.0
Status: Ongoing Type: Released: 2023
¡Ella ya está casada Señor! Novela Capítulo Completo Como la amante secreta de Sebastián Peralta, Rocío Santana le dedicó cinco años de su vida. Creyó que siendo obediente y sumisa podría conquistar su corazón, pero al final él la abandonó. Durante todo el tiempo que pasaron juntos, Rocío nunca causó ningún problema y siempre fue amable, sin pedirle ni una sola vez un céntimo. Al final, abandonó su mundo en silencio.
Sin embargo, cuando se disponía a casarse con otra persona, el señor Peralta se convirtió de repente en un individuo enloquecido y la inmovilizó contra la pared, besándola apasionadamente. Rocío no entendía muy bien sus intenciones ni por qué actuaba así.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset