Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 34

Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 34

Capítulo 34
Ayer, cuando estaba en casa de la familia Richard, aquel hombre la habia pisado, solo porque ella quería
quitarle la copa de vino a Tristan.
Ella pensó que tal vez habia sido un error.
Pero ahora, habia vuelto a hacerlo.
Ellos estaban sentados en el sofá juntos. y él pisó sus zapatos blancos.
Ella grito de dolor.
Lo miró con rabia y maldijo en su interior: “Rene Kingston, eres un demonio. No, eres el mayor de los
villanos“. Cuando ella lo fulminó con la mirada, él la miró y le preguntó amablemente: “Srta. Richard,
¿qué ha dicho? No la he oido. ¿Puede repetirlo, por favor?”
Ella no pudo decir nada, simplemente bajó la cabeza.
Pero aun así to insulto desde el fondo de su corazón: “Sinvergüenza“.
Grace los miró y pensó que eran como una pareja peleándose e ignoró por completo las quejas de su
nieta. De todos modos, la anciana confiaba plenamente y creia que él nunca se pasaría de la raya con
Stella. En este momento, se podría decir que ella confiaba más en él carácter de RK que en el de su nieta.
La miró y dijo: “Rene ya te lo ha aclarado todo, así que no hay ningún problema en que salgas con él“.
Hizo que pareciera como si ella no estuviera de acuerdo en salir con él por los rumores, pero ahora que
él ya se lo habia aclarado todo, no deberia tener ningún problema al respecto. También dijo: “Stella, en
el futuro, no creas en los chismes que dicen que él tiene novia. En internet siempre hay rumores sobre la
gente famosa Lo inventaron unos periodistas y no es cierto. No vuelvas a creerles“.
Stella quería llorar, pero no tenía lágrimas.
“Tiene novia y se van a casar el mes que viene“.
Sabia que su abuela no le creería, aun asi se lo dijo.
Era de esperarse, pero ¿qué podía hacer? No podia seguirle la corriente y empezar a mentirle a su abuela
diciéndole que él no tenia novia.
RK la miró y para aparentar delante de su abuela repitió amablemente: “Srta. Richard, se equivoca, no
tengo novia. Y… No me importaría tenerla a usted como pareja“.
Imb*cil.
Era un b*stardo.
Un sinverguenza, claramente tenia una, pero no iba a admitirlo. ¿Y qué queria decir con aquello?
Ella lo conocía muy bien. Era un hombre descarado y horrible.
Sin embargo, alguien como su abuela que no sabia la verdad…
Grace escuchó sus palabras y dijo con una sonrisa: “Rene es un muchacho sensato Incluso sabe como
hablar con una joven. Ni siquiera ha tenido novia en seis años. Es un joven muy bueno. ¿No lo crees,
Stella?”
¿Un buen joven?
¿Bueno mi tr*sero?
Era simplemente un desvergonzado.
Ella realmente quería decirle: “Abuela, piensas demasiado“.
Pero sabía que ella no le creeria.
Así que se limitó a poner los ojos en blanco, no replicó y se quedó callada.
Era una persona a la que le gustaba decir la verdad. Ahora que no podia decirla, y no iba a mentir.
Grace la miró y sonrió torpemente.
Era obvio, la estaba culpando por no cooperar con ella.
1/4
20 50
Después de eso su abuela empezó una conversación entre los tres. No obstante, cuando les hablaba
como una pareja, RK era el único que respondia o le seguía la corriente.
Stella simplemente se sentó a su lado y fingió que aquello no tenía nada que ver con ella.
Habían conversado casi toda la tarde. Ella quería esperar a que se fuera, pero él no lo hizo.
Ella lo miró y pensó: “¿Por qué no se va? ¿No tenía mucho trabajo en la empresa? ¿Por qué sigue aquí?”
Era raro que ella tuviera algo de tiempo. Quería pasarlo con su abuela y quedarse con ella hasta la cena.
Al ver que sequían charlando, se levantó y dijo: “Abuela, es casi la hora de cenar. Voy a comprar algo.
Dime qué quieres y te lo traeré“.
“Yo ire”
Justo cuando terminó de hablar, aquel hombre también se levantó.
Media casi un metro ochenta y ocho y parecía muy alto comparado con ella. El aura alrededor de su
cuerpo casi la intimidaba.
Después de ponerse de pie, aquel desvergonzado le hizo la misma pregunta filial que ella: “Abuela dime
que te apetece, e ire por ello. Srta. Richard, también digamelo“.
¡Mira! Qué bondadoso es!
No solo se preocupaba por su abuela, sino también por ella.
Por un segundo, estuvo a punto de ser engañada por su actuación.
¿Qué pensaría Grace ahora? Por supuesto, ella creería, que ese hombre era bueno.
Sabia que a Stella no le caia bien, así que la miró y le dijo: “¿Por qué no vas con Rene? Sabes lo que me
gusta. Puedes elegir por mí“.
Ella no dijo nada.
En los últimos seis años, había sido ese hombre quien había acompañado a su abuela y se había quedado
a su lado. En ese momento, quizá ya no era ella quien sabia lo que le gustaba, sino él.
Ella dijo con terquedad: “Abuela, quiero pasar más tiempo contigo a solas. Deja que el Sr. Kingston salga
a hacer las compras“.
Ella no queria tener nada que ver con ese hombre.
Acababa de insultarlo e incluso había intentado crear distancia entre ellos. Quién sabe, si salía con él a
solas, él podría golpearla.
No quería quedarse sola con él.
Pero esta vez, no importaba si ella quería o no.
Grace quería que ambos fueran juntos. La empujó hacia él y le dijo: “No quiero que te quedes conmigo.
Estoy bien sola en la habitación. Ustedes vayan a dar un paseo y cultiven su relación. Los jóvenes de hoy
deberian salir más y pasar más tiempo juntos“.
Cuando terminó de hablar, no oyó nada y los sacó a empujones del cuarto.
No solo eso, sino que hasta cerró la puerta con llave para que no entraran.
Ella se quedó afuera de la puerta y con ganas de llorar, pero no tenia lágrimas.
En su interior pensaba: “¿Por qué me pasa esto? ¿Le debo algo?”
“Dejando de lado lo que había pasado hacia seis años. Ahora que he vuelto a casa, ¿por qué tengo que
ver a este hombre una y otra vez?”
No importaba que tuviera que verlo en la empresa, porque era su jefe y ella no podia hacer nada al
respecto. Sin embargo, las cosas no se acababan ahi. Tenía que verlo incluso cuando visitaba a su abuela
en el hospital“.
“¡Qué suerte tan asombrosa mala la mia!”
Deprimida, lo siguió para ir por la comida.
Por desgracia, cuando llegaron al ascensor, descubrieron que este estaba averiado. Por lo tanto, tuvieron
que tomar la escalera.
20.57
Cuando estaban en la habitación, su abuela y RK se la habian pasado muy bien conversando, lo hicieron
hasta las 7 de la noche. Ahora era tarde y afuera estaba oscuro.
El ascensor estaba descompuesto porque estaban reparando la instalación eléctrica. Así que cuando
estaban en el pasillo, las luces no funcionaban y estaba muy oscuro.
Debido a ello, ella podia oir pasos. Sentia como si todo el mundo en el hospital estuviera acercándose
por el pasillo. Ella podia oir ruidos y solo caminaba por intuición.
Ella soltó un grito. Juró que la próxima vez que saliera, miraría su horóscopo.
Sentia que en esos dias habia tenido muy mala suerte.
“Si necesitas mi ayuda, puedes decirlo“, le dijo una voz masculina grave y profunda.
Como no habia luz, su oido era mejor.
Basándose en la voz, podia decir que provenia de su espalda. El hombre caminaba detrás de ella.
Ella lo rechazó sin perder un segundo: “No hace falta. Puedo caminar sola“.
Como podría aceptar su ayuda. Ella aún no quería morir. Estaba segura de que, si lo hacía, él la tiraria por
las escaleras.
Él tampoco quería presionarla. Simplemente la esquivó y se adelantó.
No tenia intención de ayudarla. Solo se lo habia pedido por educación. Era como si no le importara que
ella se cayera o no. Se lo pedia por pura formalidad.
Ella rodó los ojos y pensó en su interior: “¿Cómo puede la abuela pensar que este hombre es bueno?
¿Por qué yo no puedo ver su bondad?”
Estaba segura de que la anciana se estaba haciendo cada vez más mayor y se confundía más.
Al subir las escaleras, se tambaleó y trastabilló un poco. Se apoyó para no caerse y decidió sacar su
teléfono y encender el flash, pero la persona que tenía detrás la empujó de repente.
No había luz, por lo que esa persona también perdió el equilibrio y tropezó con ella, por lo que cayó
hacia delante.
“Ah… RK…”
Ella no sabía si la persona delante de ella era él o no, simplemente lo agarró por el cuello y se precipito
hacia
el suelo.
Tan pronto como él se dio la vuelta lo empujaron.
Las escaleras por las que caminaban no tenían barandilla. Por eso no tenian nada para sostenerse. Al
caer, rodaron directamente por las escaleras.
Sin embargo, el dolor que ella había pensado que sentiria no llegó.
En uno o dos segundos, terminaron sobre una superficie plana.
Ella estaba apoyada contra su cuerpo, con su cabeza entre sus brazos y descansando sobre su pecho. Asi
que podia oir los fuertes latidos de su corazón y oler esa fragancia tan familiar que emanaba su cuerpo.
“Yo… yo… lo siento“.
Aunque no podia ver, sabia quién era.
Habian pasado seis años, pero aún recordaba ese aroma.
Rosa y menta.
En ocasiones era así, por mucho que alguien intentase olvidarse de algo, no le era posible hacerlo. Al
final, aquello se convertía en algo inolvidable.
Por un momento, como estaba rodeada de esa sensación y ese olor tan familiar, se olvidó de la
vergüenza de haberse caído.
Fue cuando las luces sobre su cabeza se encendieron.
Que todas las personas en ei pasillo gritaron: “La luz ha vuelto, si aún siguiera oscuro alguien podría
haber muerto“.
Todas las enfermeras corrieron a ayudar a la gente.
Fue entonces, cuando ella se dio cuenta de que todavía estaba apoyada en él. No solo eso, ella había
usado su cuerpo como escudo y por eso no sentía ningún dolor.
Es más, su cabeza todavía estaba apoyada contra su pecho.
Su postura: Él estaba en el suelo y ella encima de él.
Esta era muy gráfica y la gente podía malinterpretarla fácilmente.
Estaba bien cuando todavía estaba oscuro, pero ahora que las luces estaban encendidas, muchas
personas
habían sido visto esa escena.
Es más, entre tanta gente, llamaban mucho la atención.
La mano de RK estaba apoyada en sus jeans, intencionadamente o no, ella no lo sabia.
Su gran palma estaba sobre sus ropas. Él la acarició suavemente.
Ella no dijo nada.
En un instante, su cara se puso roja como una manzana.
Él seguía tocándola. ¡Qué humillación!
apítulo 35
“¿Cuánto tiempo piensas seguir encima de mi?”
De repente, la voz grave y profunda de un hombre llegó a sus oidos.
Stella estaba furiosa. Apartó su mano y se levantó rápidamente. Murmuró para sí misma: “¿Quién quiere
estar sobre ti?”
“Este hombre…”
Él no tenia la cara roja ni su corazón latia deprisa.
Se levantó, se sacudió el traje, miró su cara sonrojada y le dijo con una sonrisa: “Te estás ruborizando“.
Aquello lo dijo con naturalidad.
La gente que no supiera la verdad pensaría que ellos eran una pareja que ya tenía mucho tiempo juntos.
Ella bajó la mirada y no se atrevió a verlo a los ojos. ¡Su mirada era ardiente!
Estaba claro que hacia mucho tiempo que se habian divorciado. No obstante, cuando él hablaba del
pasado, a ella le parecia como si todo hubiera sucedido ayer. Recordaba todo lo que había ocurrido.
Ella se quedó alli con la cabeza agachada porque después de escuchar sus palabras, había demasiadas
emociones complicadas en su corazón.
Estaban separados y el mes entrante se casaría con Sophia. Aun así, delante de su abuela habia dicho
que no tenia novia.
Y también hablaba como si nada de su ex.
¿Qué quería exactamente ese hombre o qué intentaba hacer?
Ella no lo entendia.
No se atrevía a mirarlo y no quería quedarse allí ni un segundo más. “Tú… Ve a comprar la cena solo. Yo
volveré… y… acompañaré a mi abuela“.
Cuando terminó de hablar, huyó rápidamente de aquel lugar.
Temia que si se quedaba alli, su corazón se le saldría del pecho.
Especialmente, cuando él había mencionado el pasado.
¿Ese hombre no sabia lo fácil que era rememorarlo?
Había pasado tanto tiempo, ¿por qué lo mencionaba?
Ella sacudió su cabeza, tratando por todos los medios de deshacerse de aquellas escenas que había
vivido. Si ella hubiera sabido lo que iba a pasar. Nunca hubiera permitido que la tomara de la mano.
Al menos, no hubiera sido tan vergonzoso.
Ahora, no sabía cómo enfrentarse a su abuela.
Estaba demasiado apenada.
De vuelta en la habitación…
Ella respiró hondo, calmó su corazón y entró.
Mientras lo hacía vio que su abuela caminaba de un lado a otro con anticipación. Era como si estuviera
esperando a que volvieran.
“Abuela“, la llamó suavemente mientras se le acercaba.
Grace oyó su voz y la volteó a ver. A ella le sorprendió que hubieran vuelto en menos de 10 minutos.
“¿Por qué regresaron tan rápido?”
Sin embargo, después de ver que solo era su nieta y que RK no la seguía, preguntó:
“¿Por qué vienes sola? ¿Dónde está Rene?”


Enamorarme de ella después del divorcio

Enamorarme de ella después del divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 2023 Native Language: Spanish

Enamorarme de ella después del divorcio Introducción

Enamorarme de ella después del divorcio - Stella Richard se casó con Rene Kingston en lugar de su hermana Sophia por algunas razones. Pero desde el principio, ella sabe que su matrimonio era solo un contrato por tiempo límite y una vez que se cumplió el tiempo, ella tenía que irse. Para RK, este matrimonio fue solo una carga, pero para ella fue un regalo de Dios. Porque RK era el hombre al que había amado toda su juventud... Entonces, mientras tanto de su matrimonio, Stella hizo todo lo posible para que este matrimonio funcionara. Pero el día que descubrió que estaba embarazada, su esposo le dio el papel de divorcio y le dijo... "No quiero a este niño. No olvides abortar". Estas palabras salen de su boca, como una bomba para Stella, y cambiaron su vida... Ella firmó su nombre en el papel de divorcio y salió de la casa... Porque ella no quiere estar con un hombre tan frío... Seis años después... RK compró la empresa en la que trabajaba Stella. Pero Stella hizo todo lo posible por no tener nada que ver con él... Porque ella tenía un hijo y no quería que él se enterara de él... Pero un día, cuando Stella recogió a su hijo de la escuela, él la vio... RK, "¿Cómo te atreves a tener un hijo con otro hombre?" Stella, "No creo que tenga nada que ver contigo". RK estaba a punto de decir más cuando su mirada se posó en el niño a su lado... Su rostro se veía igual que cuando era joven...

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset