Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 36

Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 36

Capítulo 36
Stella miró la mano lesionada de RK y repasó mentalmente lo ocurrido en la escalera.
Estaba segura de que él había usado su mano lesionada para aprovecharse de ella, toqueteándola.
¡Mald*ta sea!
Claro que, al principio, ella se sintió culpable, puesto que él se habia lastimado para salvarla.
Pero ahora tenia otra razón para detestarlo.
Asi que resopló, volteó la cabeza y se hizo la desentendida.
‘Conque quiere aprovecharse de mi, con la excusa de estar lesionado. ¡Muy bien! Le está bien
empleado‘, pensó Stella.
“Oye, Stella! ¿Por qué estás rezongando? ¿Cómo puedes ser tan irrazonable?!“, exclaró su abuela. Stella
no queria discutir y solo bajó la cabeza, fingiendo que no escuchaba.
Grace miró a Stella muy enojada y pensó: ¿Por qué esta muchacha terca no entiende, si acabo de pedirle
que no se comporte asi frente a Rene? ¿Por qué no puede tratarlo bien?‘
Enseguida miró a RK con cara de preocupación y dijo: “Rene!, estamos en un hospital. ¿Por qué no le
pides al médico que te dé un medicamento para aplicarlo en la herida? ¡Si te vas así, se pondrá peor y se
te hinchará la mano!”
“No te preocupes, abuela, no es una herida muy grande. Estaré bien“, se apresuró RK a tranquilizar a la
anciana.
¡Qué considerado!
Stella lo miró con marcado desagrado.
¿Por qué siempre la llamaba ‘abuela‘ cuando no tenia nada que ver con ella?
Aquello la hacía sentir extraña.
Pero a Grace parecía encantarle, era como si disfrutara que él la llamara abuela.
Prácticamente, podía decirse que RK se estaba comportando como si fuera el nieto politico de Grace. Y
por si fuera poco, Stella estaba comenzando a sospechar que su abuela le agrada más él que ella, que era
su nieta
por sangre.
Sin embargo, a Grace no podia importarle menos.
La anciana miró el dorso de la mano de Rene, y de repente sus ojos se iluminaron, como si hubiera
tenido una gran idea.
Entonces alzó la cabeza y sonrió.
“Rene!, tu mano está lastimada, así que debe ser dificil para ti comer solo, ¿verdad? ¿Por qué no dejas
que Stella te ayude un poco?”
“Je, je, je…”
Grace sonrió con gesto bondadoso, pero no habia bondad en su corazón.
Stella miró a su abuela y pensó: ¡Abuela! ¿Cuándo te volviste tan siniestra?‘
Se sintió convencida de que ella estaba pasando demasiado tiempo con este hombre.
Como consecuencia, él había terminado por contaminarla de alguna manera con sus malévolas
intenciones.
Ahora sintió que estaba a punto de pasar por un mal rato.
Pero le era imposible acceder a semejante petición y trató de zafarse: “Oye, abuela!, todavía no termino
de
comer“.
Enseguida miró a RK con ferocidad y añadió: “Además, creo que la otra mano del señor Kingston está
bien y
1/4
20.53
puede usarla para comer. De lo contrario, no habría podido traer hasta acá toda esta comida él solo, ¿no
estás de acuerdo?”
Si su abuela no hubiera estado aquí, sus palabras habría sido: “De lo contrario, ¿cómo intentaste
aprovecharte de una chica asi, si tenias tu mano herida?”
Por nada del mundo queria darle de comer.
Y Grace lo notó, por supuesto.
Se dijo que estos dos debieron ser enemigos en vidas pasadas, porque cada vez que se encontraban,
comenzaban a pelear.
Sin embargo, René siempre se comportaba como un caballero cuando Stella insinuaba que no era un
buen hombre o discutía con él. Jamás replicaba.
‘Por eso, si están juntos, serán felices‘, se dijo Grace, totalmente segura de que su nieta jamás
encontraría otro hombre mejor que este.
Enseguida la miró disgustada y exclamó:
“Fue por tu culpa! No quisiste ir a comprar la cena con Rene, y como tuvo que ir solo, su lesión
empeoró“.
Grace enfatizó deliberadamente la última palabra.
Desde luego, Stella sabía a qué se refería su abuela, pero se negó a responder.
¿Por qué debería ella alimentarlo como si fuera un niño pequeño?
No queria discutir con Grace, asi que bajó la cabeza y comió en silencio, fingiendo que no había
escuchado nada.
Para sus adentros, se dijo que él solo quería mantener su buena imagen ante la anciana.
Sin embargo, tanto Grace como RK estaban decididos a que el asunto no terminara ahi.
De modo que, para su sorpresa, RK empezó a lamentarse del incidente con Grace.
“Abuela, fijate que todo esto sucedió de improviso! Justo cuando salimos, Stella tropezó y estuvo a
punto de caer por las escaleras. Así que me lastimé la mano tratando de ayudarla para que no se hiciera
daño“.
Stella lo miró boquiabierta y dijo: “Rene Kingston! ¿Cómo puedes ser tan desvergonzado? ¿Insinúas que
fue mi culpa? ¿Cómo te atreves a decirle semejante cosa a mi abuela?”
Estaba asombrada ante el desparpajo de este individuo.
En todo caso, no era propio de una persona cabal hacer alarde de sus buenas obras ante otros.
Él solo quería defender su imagen ante su abuela a toda costa.
De otra forma, no podia explicarse que hiciera tanta alharaca acerca del incidente.
Al parecer, este hombre no estaba contento si no sacaba provecho de todo, ya que cuando vio que su
buena acción no fue retribuida, lo primero que hizo fue quejarse con Grace.
La anciana, por su parte, al ver que Stella se rehusaba a alimentar a Rene, prefirió guardar silencio,
segura de que sería mucho peor si la obligaba.
Sin embargo, las palabras de Rene surtieron efecto y Grace no pudo evitar sentirse culpable.
Comprendió que él se lesionó la mano para impedir que la joven se lastimara. Como su nieta, Stella
estaba en la obligación de retribuirle de alguna forma.
Así que la señaló y dijo con acritud: “Stella, ¿cómo puedes comportarte de esa manera? ¿No ves que él
se lesionó para evitar que tú salieras lastimada? Ahora no solo te muestras desagradecida, sino que
insistes en intimidario. Me gustaría saber qué es lo que tienes en esa cabeza. ¡Él no hizo más que
ayudarte!”
Stella hizo una mueca y suspiró, diciéndose una y otra vez que este hombre era la peor persona del
mundo.
Exasperada, Grace le quitó la cuchara y el plato de la mano.
“¡Vamos! ¡Ve y ayuda a René a comer! Él se lastimó la mano para evitar que te hicieras daño. Lo menos
que
puedes hacer es demostrarle un poco de amabilidad“.
Stella miro a su abuela con asombro y se sintió impotente.
No tenia otra salida, asi que bajo la atenta mirada de Grace, tuvo que resignarse a darle de comer a RK.
Era la primera vez que se vera obligada a hacer algo asi con él
Ni siquiera durante los tres años de su matrimonio estuvieron tan cercanos Al contrario, habian sido más
bien extraños, en vez de marido y mujer
Pasar el rato juntos, o practicar algun juego, eran cosas que jamás habian formado parte de su rutina
como matrimonio.
Por no hablar de ir al cine, salir a comer o dedicarse esas pequeñas atenciones mutuas que las parejas
suelen compartir.
Stella nunca experimento este tipo de cosas junto a RK.
Y ahora, de repente, se vio forzada a darle de comer, como si el fuera un niño pequeño.
Resignada, tomo un trocito de pan, le puso algunas verduras y se lo acercó.
“¡Muy bien! Abre la boca…“, pidió.
Se sentia sumamente incomoda, ya que nunca había tenido semejantes miramientos con ningun
hombre. A excepción de Adrian, claro está. ¡Pero el era un niño!
RK colaboro y dejó que ella lo mimara.
Pero Stella estaba decidida a vengarse.
Asi que, a pesar de la variedad de comida que tenían a su alcance, ella solo le dio pan con pimientos
cocidos. ¡nada mas!
Ya que se había visto obligada ante la insistencia de su abuela, no iba a dejar que él se divirtiera a su
costa, mientras ella iba buscando bocaditos aquí y allá para complacerlo.
“Veamos cuanto aguantas‘, se dijo Stella.
Como es natural, RK no tardó en quejarse de que ella solamente le estaba dando pan con pimientos.
“Señorita Richard, quisiera probar otros platillos, si es tan amable. Aqui hay otras comidas que me gustan
y usted lo sabe, ¿no es asi?“, dijo mirándola.
Obviamente, él queria probar de lo demás, pero, ¿por que dijo eso de que ella lo sabia? Era como una
forma de dar a entender que habia algo entre ellos.
A Stella le pareció que su frase tenia doble sentido.
“¿Cómo… como podria saber…?“, preguntó azorada.
Despues de todo, estaban con su abuela y el debería mostrar discreción y respeto.
“¿No lo sabes? Hace seis años…”
Las mejillas de Stella se sonrojaron furiosamente.
Y en un intento por hacerlo callar, sumergió un trozo de pan en unas espinacas con salsa y se lo acerco a
la boca Pero RK se limitó a mirarla, sin intenciones de comerlo.
Ella aguardo, cuando de pronto él pregunto: “Te olvidaste de lo nuestro?”
Stella se revolvió, incómoda.
¿Como podia ser tan impertinente y desconsiderado de recordarle el pasado?
Ella habia perdido seis años de su vida procurando olvidarse de el, pero a pocos dias de su regreso, el
pretendia que nada habia ocurrido.
Obviamente, su intención era hacer que Stella siguiera pensando en el
Como respuesta, la joven empujó su pecho con el dedo y exclamo. “¿De que rayos estas hablando?”
Por supuesto, el continuaba fingiendo ser un caballero frente a su abuela, pero igual estaba siendo
impertinente.
Grace no perdió detalle del intercambio, pero se limitó a estrechar la mano de su nieta y le dijo: “¡Oh! No
se preocupen por mi, hagan como si yo no estuviera. De todas formas, mis oidos no han estado
funcionando muy bien estos dias, asi que pueden decir lo que quieran, que yo apenas los escucho“.
La anciana sonrió con picardia.
Pero esto no alivió demasiado a Stella, que seguía roja como una manzana.
Estaba segura de que ellos dos ya no tenian nada que ver el uno con el otro.
Y todo este asunto de ayudarlo a comer la tenia ansiosa, así que insistió en que él comiera el bocado que
aún
sostenía en su mano.
“Deja de hablar y come“, dijo, como si se tratara de un niño.
¿Por qué este hombre fingia ser tan bueno delante de su abuela?
De repente, se dio cuenta de que la salsa escurría de su mano y le había caído a RK en los pantalones.
Se llevó la otra mano a la boca y exclamó, avergonzada: “¡Oh! Yo… lo… ¡Lo siento!”
Stella se quedó consternada.
La salsa habia manchado la fina tela de los elegantes pantalones de RK.
El corazón le dio un vuelco.
Se apresuró a dejar la comida en el plato y tomó una servilleta para limpiarlo.
Estaba segura de que cada prenda que vestía RK costaba más que su salario de un mes.
Y esperaba que él no fuera a deducirle el precio, en caso de que la mancha no saliera.
La angustia la invadió.
Sintió que no le quedaba mucha fuerza en las manos, así que no supo si detenerse o seguir tratando de
quitar la mancha.
Entonces tosió nerviosamente.
Grace se incorporó a toda prisa y declaró con torpeza: “Ah… Olvidé lavarme las manos antes de comer…
Voy al baño a lavármelas, ustedes continúen, por favor“.
Tras esto, Grace se marchó, procurando dejarles un poco de espacio.
En cuanto se quedaron solos, Stella percibió que la temperatura a su alrededor comenzaba a subir.
Estaba tan avergonzada que rápidamente quiso retirar su mano, pero RK se lo impidió.
“¡Vaya! Ensuciaste mis pantalones y ahora pretendes escapar“.
La voz de RK era baja y sus tranquilos ojos azules se posaron en ella al hablar.
Pero tanta tranquilidad solo presagiaba la llegada de una tormenta.
Stella sintió que le sudaban las manos: “Yo… Yo no lo hice a propósito. Si lo deseas, quitate los
pantalones y yo lavaré la mancha“.
La joven pensó que eso era preferible a tratar de quitarle la mancha con los pantalones puestos.
En cualquier caso, las cosas solo empeorarian, ya que ella sintió que tenía las manos húmedas a causa de
los
nervios.
Los delgados labios de RK se curvaron en una sonrisa y la miró con interés: “¿Estás segura de que quieres
que me los quite?”

Enamorarme de ella después del divorcio

Enamorarme de ella después del divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 2023 Native Language: Spanish

Enamorarme de ella después del divorcio Introducción

Enamorarme de ella después del divorcio - Stella Richard se casó con Rene Kingston en lugar de su hermana Sophia por algunas razones. Pero desde el principio, ella sabe que su matrimonio era solo un contrato por tiempo límite y una vez que se cumplió el tiempo, ella tenía que irse. Para RK, este matrimonio fue solo una carga, pero para ella fue un regalo de Dios. Porque RK era el hombre al que había amado toda su juventud... Entonces, mientras tanto de su matrimonio, Stella hizo todo lo posible para que este matrimonio funcionara. Pero el día que descubrió que estaba embarazada, su esposo le dio el papel de divorcio y le dijo... "No quiero a este niño. No olvides abortar". Estas palabras salen de su boca, como una bomba para Stella, y cambiaron su vida... Ella firmó su nombre en el papel de divorcio y salió de la casa... Porque ella no quiere estar con un hombre tan frío... Seis años después... RK compró la empresa en la que trabajaba Stella. Pero Stella hizo todo lo posible por no tener nada que ver con él... Porque ella tenía un hijo y no quería que él se enterara de él... Pero un día, cuando Stella recogió a su hijo de la escuela, él la vio... RK, "¿Cómo te atreves a tener un hijo con otro hombre?" Stella, "No creo que tenga nada que ver contigo". RK estaba a punto de decir más cuando su mirada se posó en el niño a su lado... Su rostro se veía igual que cuando era joven...

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset