Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 45

Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 45

”Capítulo 45
Si Adrian habia guardado el número de RK en su móvil, seguramente lo podría contactar a sus espaldas.
De ser así, Stella sabia que no estaba lejos el dia en que estaria perdida.
No, ella no podia permitir que esto sucediera..
¡Por supuesto, Adrian rápidamente se dio cuenta de las intenciones de su madre!
Resultaba obvio que ella no queria que él se acercara al tio, ni que tuviera ningún contacto con él. Por
eso le pedia su teléfono, para borrar su número de la memoria.
Adrian levantó la cabecita para mirarla, y en sus tiernas facciones solo habia la más profunda sinceridad.
“¡Preciosa!, le di mi número de teléfono al tio, pero él no me dio el suyo“, dijo con inocencia, como si
supiera a qué se referia Stella al pedirle su móvil.
Seguidamente añadió: “Entonces, puedo usar mi teléfono como quiera, ¿no es asi?. De todos modos, no
tengo el número de teléfono del tio“.
Stella miró su carita y comprendió que el niño era honesto, así que sintió que no habia nada malo.
De modo que no volvió a pedirle el teléfono.
Y como Adrian no tenia el número de RK, la iniciativa de contactarlo quedaba en manos del hombre.
“¡Muy bien, dejémoslo así! Tan solo recuerda que debes mantenerte alejado de ese tio“.
“¿Por qué?“, preguntó Adrian con curiosidad.
“¡Mira!, creo que tú le gustas mucho a él, incluso te llamó ‘preciosa‘, igual que yo“.
Stella le pellizcó suavemente la nariz y le explicó: “Aun eres joven y no sabes nada de las cosas entre
adultos. Ahora… ¡Se está haciendo tarde, vete a la cama!”
Pero debido a que había conversado con RK durante mucho rato, Adrian estaba completamente
desvelado y lleno de energia. Aunque era muy tarde, no tenía sueño en absoluto.
Así que aprovechó la oportunidad e hizo todas las preguntas que tenia guardadas en su corazón: “Mami!
¿Por qué no le dijiste al tio que soy tu hijo?, ¿es que ya no me amas? Piensas que soy una carga para ti,
asi que no quieres decirselo, ¿verdad?”
Adrian continuó diciendo: “En realidad te gusta el tío, ¿no es cierto? Y piensas que si le cuentas sobre mi,
él no me querría, por eso no le dijiste“.
El pequeño había expresado todas sus inquietudes en voz alta.
Por un momento, Stella no supo qué decir, puesto que no sabía cómo explicarle al niño lo complicadas
que pueden ser las relaciones entre los adultos.
Para ser honesta, no quería dejar que su precioso hijo se involucrara en esta disputa.
Entonces, Stella levantó a su pequeño parlanchin y caminó hacia su habitación.
Mientras tanto, le advirtió: “No hagas tantas preguntas. Solo recuerda que no puedes encontrarte con
este tio ni decirle nada! ¡De lo contrario, me enfadare muchísimo!”
“Pero, ¿cómo puedes decir eso? ¡No tienes conciencia!“, repuso el chiquillo, pataleando indignado con
sus piernitas.
“Escucha, mami! El tio arriesgó su vida para salvarte, y tú hablas de él asi. ¿Cómo puedes ser tan fria y
despiadada?”
El pequeño hablaba de una manera muy elegante y equilibrada, que no se correspondia con su edad..
Al mismo tiempo, la expresión de su carita era severa y, todo eso hacía que se viera muy gracioso!
Stella no le dio más importancia a las preguntas del niño, sino que lo puso sobre la cama y lo arropó bien,
luego apagó las luces y salió del cuarto.
Pero en la oscuridad, Adrian sintió el dolor de ser abandonado e ignorado.
‘¡Eres mala, preciosa! Ya no me quieres y seguro que cuando te cases con el tío, te olvidarás para
siempre de
Capitulo 45
1/4
21.00
mí, se dijo con tristeza.
Y si… ¿Y si su preciosa y el tio tuvieran un bebe?
Entonces… ¡Con más razón lo dejarían de lado!
¡Ahhh! ¡El mundo era tan frío y solitario!
A la mañana siguiente, en el grupo RK, tras la confrontación entre Stella y el equipo del departamento de
proyectos, ella habia sido transferida como secretaria de la presidencia.
En un instante, pasó a trabajar en una oficina situada justo al lado del despacho presidencial.
Dada la cercania, a todos les resultaba conveniente llegar alli en primer lugar.
Stella tenia mucha más libertad en aquella oficina que en el departamento de proyectos. Hasta el
momento, habia estado libre o apenas tenía algo que hacer.
Sin embargo, notó que alli nadie quería hablar con ella, si bien no había escuchado que hablaran de
ella…. todavía.
Pero tenia la sensación de que el grupo de mujeres la estaba mirando.
¡Cada vez que hacia algún movimiento, no podia evitar sentir que muchos pares de ojos la seguían!
Stella acababa de dejar su bolso sobre el escritorio y estaba a punto de sentarse, cuando la secretaria en
jefe se le acercó y dejó una pila de documentos enfrente de ella.
“Estos son los documentos que el presidente debe firmar hoy. ¡Ve y entregalos en su oficina!“, ordenó
secamente.
Después de terminar de hablar, se alejó sin decir siquiera ‘por favor‘.
“Hola, Stella!“, saludó alegremente una voz.
La colega del escritorio al lado suyo le habia dado una palmadita en el hombro y, acto seguido, preguntó
con confianza: “Escuché que tienes una aventura con el presidente, ¿es cierto?”
Stella la observó, notando que llevaba exceso de maquillaje.
Sin duda, las demás secretarias le habían dado la comisión, porque tan pronto como preguntó, todas en
el departamento la miraron, ansiosas por escuchar la respuesta.
Enseguida se aglomeraron a su alrededor, pero Stella se sintió avergonzada y respondió: “¿De qué estás
hablando? ¡No digas tonterías!”
“¡Oh, no! No es ninguna tontería, todos saben que tuviste una aventura con el presidente, y después que
te intimidaron en el otro departamento, él mismo te ayudó, transfiriéndote hasta aquí. ¿Qué otro motivo
tendrial él para interferir personalmente?”
“Dinos! Prometemos que no se lo diremos a nadie más“.
Stella no supo qué responder.
¿No le dirían a nadie?
Sería un verdadero milagro que no lo contaran.
Al principio, Stella quiso demorarse antes de llevar los documentos a la oficina del presidente. Pero
ahora, rodeada por aquel grupo de mujeres, que la miraban como si estuvieran examinando a un animal
en el zoológico, decidió salir rápidamente.
“Disculpen, tengo algo que hacer“.
Así que se puso de pie, recogió los documentos del escritorio y se fue a toda prisa..
Pero una vez fuera, Stella se quedó de pie ante la puerta de la oficina presidencial. No queria entrar y
tener que verle la cara a ese hombre, y menos después de lo que había pasado.
Después de todo, fue solo una casualidad que ella regresara al país y todavia habia muchas personas y
cosas en la ciudad que no quería ver. Por eso, ella hizo todo lo posible para no encontrárselo, pese a que
trabajaba en su compañía.
¡No podían estar juntos!
Sin embargo, desde su regreso, ¡fue como si la providencia insistiera en que recuperaran el tiempo
perdido y
Capitulo 45
2/4
21.00
se vieran a cada rato, compensando todo lo que no se habian visto en los últimos seis años!
Tal vez ese era el motivo por el que, sin importar a dónde fuera, terminaba por encontrárselo todos los
días. Finalmente, Stella levantó la mano y llamó dos veces a la puerta.
Después de esperar un rato, escuchó la voz baja que venía desde adentro y decia: “Adelante!”
En cuanto ella abrió la puerta del despacho, una escena bastante confusa se presentó ante sus ojos.
Sophia estaba sentada en el regazo de RK. Tal vez los había interrumpido en medio de algo, porque
ninguno de los dos tuvo tiempo de arreglarse la ropa.
El cuello de la camisa de RK estaba ligeramente abierto, pero la ropa de Sophia estaba más desordenada
aún. No se necesitaba ser muy listo para adivinar lo que habían estado haciendo!
¡Y pensar que anoche este hombre le aseguraba a su abuela que no tenía novia!
Era el mismo hombre que, en su casa, fingió ser amable frente a Adrian..
Pero esta mañana….
¡Stella lo encontró repugnante!
¿Acaso la mantenia en la compañia y en la ciudad solo para que los viera juntos, como hacia seis años?
¡Pero en ese entonces, ella era una tonta!
Se habia casado con el en la creencia de que tarde o temprano… ¡Él se enamoraria de ella!
Y seis años después, esto era lo que sucedia.
Stella desvió la mirada con evidente incomodidad, e hizo todo lo posible por parecer tranquila: “Señor
Kingston, estos son los documentos que solicitó. ¡Los dejaré en su escritorio! ¡Si no hay nada, me
retiro!“, dijo con frialdad.
En todo momento evitó mirar a Sophia.
Pero no dejó de advertir que su blusa estaba enrollada completamente alrededor de su cintura,
exhibiendo el sostén de encaje.
Era evidente que acababan de tener intimidad, antes de que ella llegara.
Por su parte, Sophia si la miraba con malos ojos, como si hubiera venido a interrumpirlos
deliberadamente.
Stella ni siquiera esperó la respuesta de RK, solo dejó los documentos sobre su escritorio y se dio la
vuelta, dispuesta a marcharse lo más pronto posible.
No quería quedarse aquí ni un minuto.
“Un momento!“, le llegó la voz potente del hombre.
Sonaba como si la estuviera reprendiendo.
Y no solo eso, su voz era pesada y baja, con un tono semejante a la de un rey dando órdenes. ¡Nadie se
atrevería a desobedecerlo!
Tampoco Stella, que se detuvo en seco. Entonces preguntó con frialdad: “¿Si, señor Kingston?, ¿hay algo
más?”
No se volvió, porque no quería mirar a las dos personas detrás de ella. Se sentia muy angustiada e
incomoda…. Y por qué no decirlo, profundamente agraviada.
¡Fue como si alguien le hubiera jugado una mala pasada la noche anterior!
Claramente, él tenia una prometida, entonces ¿por qué n
insistia en tratar de involucrarse con ella? ¿Por qué tenia que decir esas palabras ambiguas una y otra
vez para que ella y cualquier otro las malinterpretara?
¿Tanto disfrutaba engañándola?
“¡Sí, señorita Richard!, tráigame una taza de café en cinco minutos“, ordenó con la misma actitud
distante e imperativa de siempre.
Cualquiera que lo escuchara, pensaría que se estaba dirigiendo a una empleada común y corriente. Nada
que ver con la forma en que le hablaba anoche.
¡Solo Dios sabía cuánto deseaba que la tierra se la tragara justo en este momento!
Capitulo 45
Stella queria desaparecer, no solo de la vista de RK, sino de sus empresas y de toda la ciudad X
Porque el hecho de recibir órdenes no era tan insoportable como lo demás!
No obstante, se controló lo mejor que pudo, frunció el ceño y dijo con frialdad: “Entendido!”
Tan pronto como terminó de hablar, salió dando un portazo.
¡Este mald to hombre! Era un tramposo que, a pesar de tener novia, intentaba una y otra vez interferir
con su vida, diciendo esas palabras con doble sentido, insinuando toda clase de cosas…
¡Bast*rdo! ¡No era más que un bast*rdo!
Anoche, ella amablemente compró medicinas para él y lo invitó a su casa para lavarle los pantalones…
¡Fue una estúpida!
Debería haber dejado a este sujeto asqueroso con la mano herida y que se le infectara. ¡De esta forma,
estaria incapacitado para acariciar a una mujer!
Furiosa, Stella fue hasta la despensa.
Al principio, no iba a prepararle un café a este miserable. Pero se recordó que estaba en una oficina y él
era su jefe… ¡Hacer lo que se le pedía era parte de su trabajo!
No tuvo más remedio que ponerse a preparar café.
Justo cuando estaba a punto de servirlo para llevarlo al despacho presidencial, notó que cerca habia un
empleado que estaba desayunando.
Stella le pidió prestada una bolsita de picante y traviesamente vertió el contenido en el café humeante.


Enamorarme de ella después del divorcio

Enamorarme de ella después del divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 2023 Native Language: Spanish

Enamorarme de ella después del divorcio Introducción

Enamorarme de ella después del divorcio - Stella Richard se casó con Rene Kingston en lugar de su hermana Sophia por algunas razones. Pero desde el principio, ella sabe que su matrimonio era solo un contrato por tiempo límite y una vez que se cumplió el tiempo, ella tenía que irse. Para RK, este matrimonio fue solo una carga, pero para ella fue un regalo de Dios. Porque RK era el hombre al que había amado toda su juventud... Entonces, mientras tanto de su matrimonio, Stella hizo todo lo posible para que este matrimonio funcionara. Pero el día que descubrió que estaba embarazada, su esposo le dio el papel de divorcio y le dijo... "No quiero a este niño. No olvides abortar". Estas palabras salen de su boca, como una bomba para Stella, y cambiaron su vida... Ella firmó su nombre en el papel de divorcio y salió de la casa... Porque ella no quiere estar con un hombre tan frío... Seis años después... RK compró la empresa en la que trabajaba Stella. Pero Stella hizo todo lo posible por no tener nada que ver con él... Porque ella tenía un hijo y no quería que él se enterara de él... Pero un día, cuando Stella recogió a su hijo de la escuela, él la vio... RK, "¿Cómo te atreves a tener un hijo con otro hombre?" Stella, "No creo que tenga nada que ver contigo". RK estaba a punto de decir más cuando su mirada se posó en el niño a su lado... Su rostro se veía igual que cuando era joven...

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset