Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 47

Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 47

Capítulo 47
Stella nunca imaginó que este hombre, que hasta hace poco estaba al lado de Sophia, decidiera
instalarse en la entrada del baño de mujeres a esperarla.
¿Habría venido hasta aquí para tomar revancha en nombre de su novia?
En el pasado, cada vez que Stella presuntamente intimidaba a Sophia, esta acudía a quejarse con RK,
quien luego venia a buscarla para vengar a su hermana.
Por eso, cuando Stella lo vio, no le fue dificil suponer la razón.
Ahora él estaba alli, bloqueando la puerta e impidiéndole salir.
Rene dio un paso hacia Stella, sin dejar de mirarla.
Sus ojos azules eran tan impenetrables que no había forma de adivinar sus pensamientos.
“¡Quitate la ropa y déjame ver!“, exigió con calma.
Al oír aquello, Stella retrocedió dos pasos.
No sabía lo que este hombre pretendía hacer.
¿Estaba aqui para amonestarla?
“Señor Kingston, si está aquí para divertirse a costa mía, ¡le ruego que no lo haga! No le debo nada“.
Stella hizo todo lo posible por mantener la calma mientras hablaba con él.
¿Qué intentaba hacer ahora? ¡Su prometida estaba aquí, pero él la siguió para acorralarla en el baño de
mujeres! ¿Le debía algo a estos dos? Stella no lo creia.
Ciertamente, a pesar de los años transcurridos, ella no lo había olvidado. Pero dejando eso a un lado,
nunca interfirió en su vida, ni en la de Sophia.
Al contrario, había elegido pasar desapercibida y vivir en el extranjero.
En ningún momento quiso agregar alguna responsabilidad a sus vidas. Y aunque ahora tenía a Adrian,
seguia manteniendo su existencia en secreto.
Era consciente de que su relación con este hombre era imposible, y no quería complicarse de nuevo con
él. ¡Pero tan pronto como regresó al país, estas dos personas parecieron decididas a hacerle las cosas
dificiles! Le echaron café encima, ¡pero hasta de eso ella era culpable!
¡Este hombre amaba tanto a su futura esposa, que no dudó antes de ir al baño de mujeres a interrogarla
respecto al incidente!
Nuevamente, Stella se preguntó qué clase de maleficio hacía que a cada rato se tropezara con Rene y
Sophia. “No hagas que te lo pida por segunda vez!”
RK dio un paso adelante amenazante y acercó a Stella a él.
La brecha entre ambos era insignificante
Stella no podía entender el propósito de aquello y dijo: “Señor Kingston!, ¿qué está tratando de hacer?
¿Por qué quiere que me quite la ropa? ¡Usted ya tiene novia! ¿No tiene miedo de los chismes? ¿Y si ella
viene de nuevo a buscarme?”
Apenas había terminado de hablar, cuando RK simplemente tiró con fuerza de su chaqueta, arrancándole
los
botones.
¡Pudo escuchar el tintineo mientras iban cayendo al suelo!
“¡Rene! ¡¿Qué estás haciendo?!“, exclamó angustiada.
Stella intentó apartar al hombre que pretendía arrancarle la ropa. Pero era una mujer y su fuerza no era
nada comparada con la de él. Sin importar lo que hiciera, ¡no conseguía detenerlo!
Así que mientras estaban enzarzados en aquel tira y afloja, terminaron por entrar al baño de mujeres.
1/4
21.4
RK sujeto las muñecas de Stella con una mano, mientras que con la otra aprovechó de cerrar la puerta.
Ahora que estaba encerrada con él, de repente Stella tuvo un mal presentimiento.
Continuó retrocediendo paso a paso hasta que sintió la fría pared contra su espalda.
“¡Si vuelves a moverte, te amarraré!“, la amenazó RK con frialdad.
Stella sabia que RK era capaz de cumplir con su amenaza, pues recordaba que solía decirlo cada vez que
ella se le resistía.
Incluso cuando se acababan de casar, RK la intimidaba de esta forma, aunque durante un tiempo ella no
le creyó y continuó resistiéndose a él.
Hasta que, por fin, un buen dia…
¡Él realmente la ató con una cuerda!
La dejó así durante todo un dia. Y cuando llegó la noche, no la desató, sino que la obligó a dormir con él.
Las manos de Stella estaban atadas y no podía hacer nada, aunque su corazón rebosaba de ira y odio.
Pero este hombre durmió plácidamente a su lado como si nada, incluso la abrazó en sus sueños, como si
fuese una muñeca.
Pese a la ira que la embargaba, estaba impotente.
Al final se sintió tan cansada después de luchar todo el día, que no pudo evitar quedarse dormida en sus
brazos.
Pero a la mañana siguiente, cuando despertó, sus muñecas estaban libres.
¡Al evocar este enfrentamiento entre ellos, Stella no tuvo dudas de que Rene podía hacerlo de nuevo!
“Eres un canalla!“, exclamó enfadada.
¿Por qué este hombre era el que siempre tenía la ventaja?
Él ya tenía novia, entonces ¿para qué venir a provocarla una y otra vez?
¡Ella habría querido luchar, pero sabía que era inútil!
La empresa era suya y este era su territorio. Además, conocía muy bien su carácter, ¡así que no se
atrevió a confrontarlo!
A regañadientes, dejó de luchar.
Pero tan pronto como se relajó, RK apartó con suavidad la camisa blanca que ella llevaba debajo de su
chaqueta.
Y en el acto, ¡su piel blanca y suave quedó expuesta frente a él!
RK miró con cuidado y vio que ella llevaba un sostén blanco. El café se había esparcido por toda su ropa.
Stella solo miró su camisa y no pensó demasiado en el sostén debajo.
“Tú! ¡Eres un desgraciado!”
B* stardo! ¿Qué estaba mirando?
¿Ignoraba que no se puede mirar despreocupadamente el cuerpo de una mujer?
RK la miró y dijo en voz baja, con tono casual: “¿A qué viene tanto alboroto? Ya he visto y tocado cada
parte de tu cuerpo“.
Stella se quedó sin palabras.
Ese mald*to hombre, ¡qué desvergonzado!
¿Por qué se empeñaba en decir palabras sugerentes?
No podía dejar de mencionar que ellos hicieron algo como esto antes.
¡Bueno!, ¿y qué? En ese momento, eran marido y mujer legalmente y era normal que hicieran algo así.
Pero, ¿y ahora?
Ya tenían años divorciados, entonces, ¿cómo él podía seguir tonteando de esa forma?
Mientras Stella pensaba lo peor de él, sintió de pronto que algo frío limpiaba su cuello y luego se
deslizaba hacia abajo.
2/4
21.47
Entonces vio que RK había mojado el pañuelo que llevaba en el bolsillo trasero y lo pasaba suavemente
por su cuello y su pecho.
Hacía un momento, Stella solo miró su blusa blanca manchada de café y trató de limpiarla. No se la
levantó y, por consiguiente, no advirtió el estado de su piel. Ahora apretó los dientes al ver las
quemaduras. Solo ahora, debido a la insistencia de RK, se dio cuenta de las marcas rojas que le cubrían el
pecho.
Stella simplemente se quedó rígida.
Ya no estaba segura de si debía alejarlo de ella, o dejar que continuara limpiando su piel quemada. Bajo
la mirada y volteó la cabeza, incómoda. No habría podido mirarlo a la cara.
Pero en un momento, sus ojos se detuvieron en el espejo frente al lavabo.
Pudo ver a Rene, de pie frente a ella y de espaldas a la pared. Como era tan alto, debia agachar mucho la
cabeza. Con una mano le alzaba la ropa y con la otra limpiaba suavemente su piel con el pañuelo
húmedo. La frescura de la tela mojada apenas podía mitigar el dolor de su piel quemada.
El rostro de Stella se puso como la grana.
Entonces empujó al hombre frente a ella y dijo con voz forzada: “Yo… lo haré yo misma!”
De pronto, el sonido de golpes en la puerta la sobresaltó.
Alguien tocaba la puerta del baño de mujeres.
“¿Por qué la puerta está cerrada con llave? ¿Hay alguien adentro?“, se oyeron voces preguntando.
Justo ahora que los dos estaban calmados, había mujeres afuera queriendo entrar al baño. Enseguida,
Stella apretó los puños nerviosamente.
Más temprano, fue consciente de los rumores que corrían en la empresa, acerca de que ella tenía una
aventura amorosa con el presidente.
Pero si los descubrían ahora en esta situación comprometedora, dejarían de ser rumores para
convertirse en
certezas.
Stella rápidamente apartó a RK y tiró de su ropa para acomodarla en su lugar.
Si estas personas que estaban afuera los encontraban así, encerrados en el baño… ¡Algo iba a pasar!
Las cosas empeoraron cuando se escuchó otra ronda de golpes.
“¡Qué extraño! ¿Por qué no hay respuesta? ¿Hay alguien dentro del baño?”
“¡Lily, espera aquí!, lo mejor será que vaya a avisarle al conserje. ¡Tal vez la puerta esté dañada!“, se
escuchó decir a alguien.
¡Tras oír esto, Stella se puso tan nerviosa que sintió que sus piernas se ponían como gelatina!
Parecía haber una multitud ahí fuera. ¡Eso no era nada bueno! ¡Si salían, los chismes no pararían durante
años!
Desde luego, el presidente podía cerrar la puerta del baño de mujeres, pero no quedarse adentro
encerrado con una mujer.
Stella lo empujó ansiosamente hacia uno de los cubículos y dijo: “¡Espera aquí! ¡Yo saldré primero! ¡Tú
podrás hacerlo luego, cuando ellas se hayan ido!”
“¿Por qué?“, preguntó RK, que parecía atornillado al piso, aun cuando Stella insistía en arrastrarlo hasta
el cubículo.
Pero RK insistió en quedarse de pie allí, ¡tan campante!
Peor todavía, no entendía, o más bien fingia no entender el motivo por el cual Stella estaba tan nerviosa.
Ella, por su parte, le preguntó enojada: “¿Qué quieres decir con eso? Hay un gentío afuera y van a ir en
busca del conserje para que abra la puerta. ¿Qué pasará cuando te vean conmigo aquí encerrado, en el
baño de mujeres? Ya sería bastante aterrador encontrarte aquí“.
Stella ni siquiera terminó de hablar y RK solo le dirigió una mirada extraña.
Enseguida se acercó a la puerta y dijo sin temor a ser escuchado: “La empresa es mía, ¿por qué tengo
que
3/4
21.48
esconderme? ¡Puedo hacer lo que quiera en cualquier lugar!”
¡Era cierto!
De inmediato, Stella vio que el miserable abría completamente la puerta.
“Ahhh!!“, no tardó en escucharse un clamor por parte de las mujeres que aguardaban afuera.
¡En cuanto vieron salir a RK, gritaron como si hubieran visto un fantasma!
Y de inmediato, retrocedieron unos pasos, totalmente conmocionadas.
“¡Director! ¿Qué está haciendo en el tocador de señoras?“, preguntó audazmente una de ellas.
Todas miraron a RK confundidas.
E incluso miraron dentro del baño.
¡Stella rápidamente se dio la vuelta y decidió esconderse en un cubículo!
RK era el presidente de la empresa y él la dirigía. Él fue quien reclutó a todo el personal y nadie se
atrevería a
decir nada sobre él.
Pero ella era diferente. ¡Era solo una empleada!
No obstante, Stella no fue lo suficientemente rápida y antes de que pudiera esconderse, alguien de ojos
agudos la vio y exclamó en voz alta: “Stella también está dentro del baño!”
La noticia causó un revuelo enorme.
Sin embargo, debieron morderse la lengua, al menos por el momento, ya que RK seguía allí parado. De
manera que, en un abrir y cerrar de ojos, ¡los murmullos dieron paso al silencio más absoluto!
Estaba tan tranquilo como si todas estuvieran trabajando ante sus escritorios, muy concentradas.
Stella no pudo evitar decirse: ‘¡Qué mala suerte!‘
Si antes eran solo murmuraciones, jahora todos en la empresa estarían seguros de que ella tenía una
aventura con el presidente!
“¡Stella Richard!”
Ella levantó la mirada al oír la voz grave: “Venga conmigo a mi oficina!”
Tras dar aquella orden, Stella escuchó el sonido de los costosos zapatos de cuero desvaneciéndose por el
pasillo, a medida que RK se alejaba.


Enamorarme de ella después del divorcio

Enamorarme de ella después del divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 2023 Native Language: Spanish

Enamorarme de ella después del divorcio Introducción

Enamorarme de ella después del divorcio - Stella Richard se casó con Rene Kingston en lugar de su hermana Sophia por algunas razones. Pero desde el principio, ella sabe que su matrimonio era solo un contrato por tiempo límite y una vez que se cumplió el tiempo, ella tenía que irse. Para RK, este matrimonio fue solo una carga, pero para ella fue un regalo de Dios. Porque RK era el hombre al que había amado toda su juventud... Entonces, mientras tanto de su matrimonio, Stella hizo todo lo posible para que este matrimonio funcionara. Pero el día que descubrió que estaba embarazada, su esposo le dio el papel de divorcio y le dijo... "No quiero a este niño. No olvides abortar". Estas palabras salen de su boca, como una bomba para Stella, y cambiaron su vida... Ella firmó su nombre en el papel de divorcio y salió de la casa... Porque ella no quiere estar con un hombre tan frío... Seis años después... RK compró la empresa en la que trabajaba Stella. Pero Stella hizo todo lo posible por no tener nada que ver con él... Porque ella tenía un hijo y no quería que él se enterara de él... Pero un día, cuando Stella recogió a su hijo de la escuela, él la vio... RK, "¿Cómo te atreves a tener un hijo con otro hombre?" Stella, "No creo que tenga nada que ver contigo". RK estaba a punto de decir más cuando su mirada se posó en el niño a su lado... Su rostro se veía igual que cuando era joven...

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset