Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 50

Enamorarme de ella después del divorcio capítulo 50

Capítulo 50
“Stella, ¿qué estás pensando?“.
Isabella empujó el cheque hacia ella, como si temiera que Stella no pudiera ver el número con claridad, y
dijo: “Stella, si no quieres interferir con el matrimonio de Sophia, no creo que haya nada malo en aceptar
el dinero. En cuanto a Tristan: sabes que, de acuerdo con la moral, no pueden estar juntos, así que…“.
“¡Mamá! ¿Qué estás haciendo?“.
Antes de que Isabella pudiera terminar de pronunciar sus palabras, juna voz masculina conocida sonó
detrás de Stella!
Stella no alcanzó a girarse, pero vio que la gran mano de un hombre agarró con brusquedad el cheque
sobre la
mesa.
Tristan temía que Isabella le entregara el cheque a Stella.
No se atrevió a devolvérselo a Isabella. “Mamá, ¿le estás dando dinero para que se vaya de la ciudad?
¿Ya has hecho esto antes?“.
Debido a que casi era la hora de la comida, Tristan decidió venir a la compañía de Stella para comer con
ella. Después de todo, ahora que estaba intentando conquistarla ¡quería pasar más tiempo con ella!
Como resultado…
La cafetería estaba ubicada frente a la puerta de la empresa y Stella e Isabella estaban sentadas cerca de
la ventana, por lo que Tristan las pudo ver con facilidad.
Pero lo que Tristan no esperaba era que, al acercarse, vería algo así.
Cuando descubrió que ella le estaba dando dinero a Stella para que abandonara la ciudad X, Isabella se
sintió un poco avergonzada.
Dijo torpemente: “Tristan, estoy haciendo esto por ti!“.
“¿Darle dinero a la chica que me gusta para que se vaya es por mi bien?“.
Tristan sostuvo el cheque en su mano con fuerza. La ira se reflejaba claramente en sus ojos.
Desde que lo conocía, Stella sabía que Tristan no era el tipo de persona que perdía los estribos con
facilidad.
Al menos nunca lo había hecho frente a ella. Pero cuando vivía con la familia Richard, Tristan a menudo
tenía conflictos con Sophia e Isabella.
Pero todo sucedía a escondidas.
Cuando Stella pasaba frente a la habitación de Tristan, o cuando regresaba temprano a casa de la
escuela, a veces escuchaba vagamente el sonido de una discusión, la cual siempre se trataba de ella.
Sin embargo, nada de esto pasaba frente a ella. Cada vez que aparecía Stella, actuaban como si nada
hubiera pasado.
Stella le preguntó una vez a Tristan si le había causado algún problema.
Tristan solo le frotó la cabeza, esbozó una sonrisa amable y dijo que la protegería.
En ese momento, Stella aún era joven, por lo tanto creía lo que decía Tristan y sentía que todo estaba
realmente bien.
Lo que él había hecho por ella a sus espaldas fue para evitarle un mal momento, además ocultó muchas
cosas que Sophia e Isabella le habían hecho.
“¡Tristan, no te enojes!“.
Stella se levantó y lo detuvo.
Aunque no le agradaban Sophia ni Isabella, nunca rechazaba a Tristan. Ella no quería que se enfrentara a
Isabella debido a su relación con él.
Después de todo, eran madre e hijo y no pasaría nada entre ella y él, por lo que no quería que la relación
entre madre e hijo se destruyera por su culpa.
Con un fuerte ‘pum‘, Isabella se levantó de la mesa y la regañó: “¡Cállate! ¿Desde cuándo tienes derecho
a opinar de lo que pasa entre nosotros?“.
Capítulo 50
1/4
21.40 **
Ella nunca había querido a Stella, pero ahora que veía que su hijo estaba discutiendo con ella por su
culpa, se molestó aún más con ella.
“Stella, si no fuera por tu presencia, ¡nuestra familia no estaría tan inquietal“,
“Mama“.
Tristan tomó la mano de Stella y la jaló para que se parara detrás de él, como si tuviera miedo de que
Isabella le hiciera algo debido a su enojo. “Si quieres decir algo, solo dimelo a mí, pero no tienes
permitido tratarla asil“.
“Stella es la mujer que me gusta. Si usas palabras o dinero para lastimarla, yo… me temo que… jharé algo
inesperado!“.
Tristan tomó la mano de Stella y salió
Antes de irse, arrojó el cheque sobre la mesa.
Tristan siempre la había protegido como un hermano mayor. Cada vez que estaba herida, él se colocaba
frente a ella y la protegia.
Stella no pensó que, después de tantos años, esto no hubiera cambiado y él aún la protegería así.
Stella no detuvo a Tristan hasta que salieron de la cafetería.
Solo entonces dijo: “Gracias“.
No había muchas personas en su vida que la trataran tan bien, solo su abuela y Tristan.
Por supuesto, a algunas personas no les caía bien. En la vida, hay gente buena y mala.
“Niña tonta! ¿Por qué me das las gracias?“.
Al igual que antes, le frotó la cabeza con la palma de la mano, había alegría y amabilidad en sus ojos. La
trataba como si ella fuera un gatito.
De repente, la relación entre ellos fue como en el pasado.
Stella ni siquiera podía recordar cuándo fue la última vez que él fue tan amable con ella. No parecía una
persona que acababa de discutir con Isabella por su culpa.
Cuando Stella se enteró de los sentimientos de Tristan hacia ella, comenzó a sentir lástima por él. Sin
importar lo que sucediera entre ellos, este hombre estaba perdiendo el tiempo con ella.
Por eso Stella se sintió aún peor por
él.
Stella dijo: “Tristan, tu mamá no lo hizo con mala intención. Solo estaba preocupada por ti. No tienes que
enojarte con ella por mi culpa. Además… lo hizo por tu bien. Tenía miedo de que malgastaras tu tiempo
conmigo. Tenía miedo de que al final lo desperdiciaras“.
Stella hablaba con un dejo de rechazo en su voz.
Como sabía que una relación entre ellos era imposible, no quería acercarse a él ni aceptar su amabilidad.
Por lo tanto, era mejor decirle algo a modo de advertencia.
Estaba claro que Tristan no estuvo feliz después de escuchar esto.
“Tengo hambre. ¡Vamos a comer!“, dijo y se adelantó.
Stella no pudo hacer nada y simplemente lo siguió.
Debido a que ella todavía tenía que ir a trabajar por la tarde, Tristan la condujo a un restaurante cercano.
Ailí encontraron una mesa cerca de la ventana y se sentaron. Después, él ordenó todo sin pedirle su
opinión. Esta era su tradición. Cada vez que Stella salía a comer con él, recordaba sus platillos favoritos,
así que, sin preguntarle su opinión, ordenaba todo lo que le gustaba.
“No esperaba que mi madre viniera a verte. ¿Tienes miedo?“.
Tristan exprimió limón en el curri que ordenó y luego intercambió su plato con el de ella.
Sus movimientos fueron muy naturales, como si hiciera esto todos los días.
214
21.49
En el pasado, Stella aceptaba las atenciones de este hombre porque lo trataba como si fuera su
hermano.
Sin embargo, ahora las cosas eran diferentes. Después de saber que él tenia sentimientos hacia ella,
Stella no podia aceptar sus atenciones.
Stella negó con la cabeza, indicando que estaba bien.
Después de eso, ambos comieron en silencio.
El ambiente era un poco incómodo.
Después de comer un bocado, Stella cambió de tema: “Creo que será mejor que tengas una buena charla
con tu mamá. Ella hizo todo esto por ti. De hecho, todavía hay muchas mujeres hermosas allá afuera…”.
Stella fue disminuyendo gradualmente el volumen de su voz cuando vio que los ojos de Tristan se volvían
frios.
Él bajó la cuchara que tenía en la mano y la miró. Su voz ya no era suave:
“Stella, puedes negarte a aceptarme, ¡pero no tienes derecho a hablarme de esas mujeres!“.
Las palabras de Tristan fueron severas. Cada vez que se enojaba hablaba así.
Luego agregó: “Además, sé por qué mi madre me trata así. Pero, como dije, la persona que me gusta
está relacionada conmigo. ¡Stella, me lastimaste mucho!“.
Stella se quedó sin palabras.
Ella le estaba aconsejando amablemente que buscara una novia; sin embargo, jél dijo que ella lo había
lastimado!
Al escuchar esto, Stella se sintió culpable.
Era como si ella hubiera arruinado su felicidad.
Lo miró discretamente y puso los ojos en blanco.
Ella no le había dicho nada, pero él lo hizo sonar como si le hubiera roto el corazón.
Tristan colocó algo más de comida en su plato y dijo: “No quiero escuchar algo así de nuevo. Si me gustas
es asunto mío. ¿Crees que puedo controlar mi corazón? Si pudiera evitarlo, no querría a una persona
despiadada como tú“.
Dijo la última mitad de la oración con cierto cariño.
Stella agachó la cabeza y no supo qué responder.
Tristan la miró y sonrió.
Le gustaba pasar tiempo a solas con ella, así sentía que el tiempo de Stella y ella misma solo le
pertenecian a él.
Los dos habían estado separados durante demasiado tiempo. Los momentos que pasaban juntos eran
escasos y, por lo tanto, valiosos para él.
Stella no sabía qué decir.
Era apropiado decir que era una mujer despiadada.
Esta mujer sin corazón se casó con otro hombre y tuvo un hijo, y al final, aunque él la persiguió, ¡ella lo
rechazó!
¿Cómo no iba a decirle que era despiadada?
Esta mujer… realmente lo había lastimado mucho.
Hasta los treinta y tres años había vivido con Stella, hasta el día en el que ella se casó con otro hombre.
¡Aún podía recordar cuánto dolor sintió en su corazón!
Ahora que esta mujer finalmente se había divorciado de Rene, ¿cómo podia Tristan dejarla ir de nuevo?
Esta vez, la convertiría en su mujer.
“¡Stella Richard!“.
Stella tenía inclinada la cabeza y justo cuando estaba a punto de comerse otro bocado, escuchó una
grave y familiar voz masculina detrás de ella.
Antes de que pudiera mirar hacia atrás, escuchó la advertencia de Rene: “¡Se acabó la hora de la comida!
¡Es momento de ir a trabajar!“.

Enamorarme de ella después del divorcio

Enamorarme de ella después del divorcio

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 2023 Native Language: Spanish

Enamorarme de ella después del divorcio Introducción

Enamorarme de ella después del divorcio - Stella Richard se casó con Rene Kingston en lugar de su hermana Sophia por algunas razones. Pero desde el principio, ella sabe que su matrimonio era solo un contrato por tiempo límite y una vez que se cumplió el tiempo, ella tenía que irse. Para RK, este matrimonio fue solo una carga, pero para ella fue un regalo de Dios. Porque RK era el hombre al que había amado toda su juventud... Entonces, mientras tanto de su matrimonio, Stella hizo todo lo posible para que este matrimonio funcionara. Pero el día que descubrió que estaba embarazada, su esposo le dio el papel de divorcio y le dijo... "No quiero a este niño. No olvides abortar". Estas palabras salen de su boca, como una bomba para Stella, y cambiaron su vida... Ella firmó su nombre en el papel de divorcio y salió de la casa... Porque ella no quiere estar con un hombre tan frío... Seis años después... RK compró la empresa en la que trabajaba Stella. Pero Stella hizo todo lo posible por no tener nada que ver con él... Porque ella tenía un hijo y no quería que él se enterara de él... Pero un día, cuando Stella recogió a su hijo de la escuela, él la vio... RK, "¿Cómo te atreves a tener un hijo con otro hombre?" Stella, "No creo que tenga nada que ver contigo". RK estaba a punto de decir más cuando su mirada se posó en el niño a su lado... Su rostro se veía igual que cuando era joven...

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset