Matrimonio en Guerra by Patricia Maradiaga Capítulo 13

Matrimonio en Guerra by Patricia Maradiaga Capítulo 13

Capítulo 13
Olvidemos las promesas
Ya había pasado una semana desde que Liam
cenaba cada noche con Adara, y también una
semana desde la última vez que la había tocado, ya
que ella siempre le pedía a las sirvientas que la
ayudaran antes de que él se acercara.
Esa noche, Liam quería cambiar eso. Cuando fue a
la habitación de Adara, ella le dijo.
“Has venido pronto, aún no han traído la cena.”
“Hoy no cenaremos aquí.”
“No quiero ir a ninguna otra parte, si no quieres
cenar aquí ya puedes irte.”
Liam se acercó y le dijo.
“¿Entonces quieres romper tu promesa?”
“Esa promesa parece más bien una amenaza, la
cual usas constantemente, y no paras de
recordármela todo el tiempo.”
“Entonces hagamos algo.”
Liam acercó su rostro al de Adara, ella se hizo
hacia atrás hasta que cayó de espalda sobre la
cama, Liam se acomodo encima de ella sin tocarla
y le dijo.
“Olvidemos la promesa por hoy, hagamos como si
nunca hubiera existido. ¿Qué te parece?”
Adara empezó a sentir su corazón latir con fuerza,
su respiración acelerada. No podía creerse que
estuviera en aquella situación, con la persona que
tanto odiaba a punto de besarla otra vez, ella
intentó empujarlo, pero aquello solo hizo que una
chispa de deseo se encendiera en
Liam.
Habian pasado dos semanas desde que Liam
había probado sus labios. Pero él aún recordaba la
sensación de sus labios húmedos, los suaves y
dulces que le habían parecido.
Cada vez que veía sus labios sentía un deseo
insaciable por besarlos y cuando se los rozaba con
la punta de los dedos o pasaba su lengua para
humedecerlos, lo volvian loco.
La atracción que sentía por Adara, era algo que
nunca antes había sentido por ninguna otra mujer.
Él había estado resistiendo con todas sus fuerzas
el impulso de besarla, de tocarla y perderse en su
cuerpo, de sentir el calor de su piel. El simple roce
de sus dedos sobre su piel, eran como una droga
para él.
“Mi prometida, no te imaginas lo difícil que es
para mi no besarte, él solo mirarte sin siquiera
poder rozar tu mano, solo por hoy, olvidemos las
promesas y los rencores, quítame esas cadenas y
dame la libertad.”
“¿Acaso te has vuelto loco? Auítate, cenare
contigo, cenare donde tu quieras, no hay por qué
romper las promesas.”
Liam tuvo que usar todo su autocontrol para
quitarse de encima de Adara y no dejar que su
deseo ganara.
“Eres muy astuta.”
“¿Dónde cenaremos?”
“Lo verás cuando lleguemos.”
“No puedo caminar, así que llama a uno de los
guardias para que me lleve.”
“No, jamás dejaría que otro hombre te ponga un
dedo encima, así que tendrás que dejar que te
lleve.”
“Este era tu plan desde un principio. ¿Verdad?”
Liam sonrió y le dijo.
“Aunque aún estamos a tiempo para retomar lo
que estábamos haciendo antes.”
“Está bien, dejaré que me lleves, pero no intentes
hacer nada más.”
“No haré nada que tu no quieras.”
Liam cargo en brazos a Adara, ella rodeo su cuello
con sus brazos. Él la llevó a un jardín de rosas
blancas y rojas, en el jardin habian corazones
hechos con pétalos rojos, había un camino de
pétalos y velas que llevaba a un pequeño kiosco
decorado con cortinas blancas, en el centro del
jardín.
“¿Qué es todo esto?”
“Lo he preparado para ti. ¿Te gusta?”
Adara se quedó mirando todo aquello, si él
hubiera sido cualquier otra persona, ella seguro se
hubiera enamorado al ver aquello, su corazón
habría saltado de emoción.
“No, no me gusta, esto es ridículo.”
Mintió descaradamente.
“Así que no vuelva a hacer este tipo de cosas.”
“Seguiré haciéndolas, haré todo lo que esté a mi
alcance para hacer que me ames.”
“Pierdes tu tiempo.”
Liam llevó a Adara hasta el kiosco, la depositó
suavemente en la silla. De pronto Adara escuchó la
suave música de un violín.
Él sacó un ramo de rosas, de diversos colores,
amarillo, blanco, rojo, rosa, lilas y azules, se lo
entregó a Adara y le dijo.
“He cortado cada unas estas rosas con mis propias
manos, espero que te gusten.”
Aquel ramo era precioso, pero Adara no pensaba
decírselo.
“No me gustan las rosas.”
“Entonces. ¿Dime cuales son tus flores favoritas?”
“No tengo por qué decirtelo.”
“Ya me lo imaginaba, supongo que tendré que
esforzarme para averiguarlo por mi cuenta.”
Las sirvientas empezaron a servir la cena,
mientras la suave música y la fresca brisa se
mezclaban, a ratos Adara se perdía en aquella
melodía, en el dulce aroma de las rosas y en el
bello paisaje, ella nunca había tenido
pretendientes, ya que ella siempre mantenía su
distancia de los hombres, esa era la primera vez
que hacian algo como eso para ella, que alguien era
tan romántico y dulce con ella, aun cuando conocía
su carácter.
Ella le lanzó miradas furtivas al rey, hasta ese
momento ella siempre había evitado verlo a la cara
ya que ella era débil ante los rostros bonitos, él era
hermoso, un hombre atractivo, que seguro
cautivaba a cualquier chica que le viera.
“Ese rostro es como un arma.”
Pensó Adara mientras le veía fijamente.
Liam le sonrió y le preguntó.
“Mi querida prometida. ¿Te parezco atractivo?”
“¡¿Qué?!”
“Es que llevas un rato mirándome, así que creo
que te gusto.”
“¡Por supuesto que no! No me gustas, no eres mi
tipo.”
“¿Qué tipo de hombre te gusta entonces?”
En realidad Liam era justo el tipo de hombre que a
Adara le gustaba, hermoso, atractivo y sexy, pero
ella no pensaba decírselo.
“Alguien con el cabello castaño, de ojos verde
claro, con una mirada amable.”
Liam sintió que Adara estaba describiendo a
Asher, con una mirada fría Liam le preguntó.
“¿Te gusta Asher?”
“¡¿Qué?!”
“Parecía que lo estabas describiendo a él.”
“Supongo que se acerca más al tipo de hombre que
me gusta, alguien que salva a la gente, no que la
mata.”
“Asher nunca será para ti, así que no le mires, a
menos que quieras que te dé su cabeza como
regalo.”
“¿Lo ves? Solo piensas en matar. ¿Cómo podría
amar a alguien como tu?”
“Eso no es verdad, no mato injustificadamente,
pero tampoco dejaré que me quiten lo que es mio,
mataré a todo al que intente alejarme de ti, a todo
aquel que intente codiciar lo que es mio.”

Matrimonio en Guerra by Patricia Maradiaga

Matrimonio en Guerra by Patricia Maradiaga

Score 8.8
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: July, 11, 2023 Native Language: Spanish
Adara se verá obligada a casarse con el rey Liam Carter y dar a luz a su hijo para detener la guerra, sin embargo ella se niega rotundamente a aceptarlo, ella luchara con garras y dientes, sin embargo solo hay dos opciones a elegir, el matrimonio o la guerra.

Summary: Matrimonio en Guerra by Patricia Maradiaga

_ ¡NO QUIERO CASARME! Gritó Adara mientras tiraba un jarrón al suelo, furiosa por la decisión que su padre el rey de Erodan había tomado sin consultárselo. _ ¡NO ES JUSTO!, Soy la primogénita, la heredera de la casa Bortziriak. El Rey suspiró, cansado de las rabietas de su hija, ella era inteligente y capaz, pero también muy emocional, algo que quizás le traería problemas a su reino algún día. _ Adara cálmate. _ No me voy a calmar, no puedo creer que me vayas a entregar a nuestros enemigos. _ Hemos estado en guerra contra Valer durante mucho tiempo, los dos reinos hemos sufrido los estragos de la guerra, hemos decidido ponerle fin a esta guerra inútil y firmar la paz por medio del matrimonio. _ ¡YO NO QUIERO CASARME!, ¡Y NO LO HARÉ! Grito a todo pulmón. _ Adara, hija mía, ya estás en edad de casarte y... _ Aún así no pienso aceptar esté matrimonio. Adara dio media vuelta, estaba hecha una furia, tiró el último jarrón que aún quedaba intacto, antes de salir de la habitación; el cual era el favorito de su padre y tiró la puerta con fuerza. El rey suspiró y su asistente entró poco después de que Adara se fuera y le dijo. _ Al parecer la princesa no se ha tomado muy bien la noticia de su matrimonio. Isaac se recostó en su silla y respondió. _ Adara es muy cabezota, como no tengo hijos varones ella pensó que se haría cargo del reino, se ha preparado para ello desde que era pequeña, la noticia de que debe ir al reino de Valer para casarse no es algo que pueda aceptar tan fácilmente.

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset