Mi Ex-esposa Misteriosa Es Multimillonaria Violet Irwin Chapter 791-800

Mi Ex-esposa Misteriosa Es Multimillonaria Violet Irwin Chapter 791-800

Capitulo791

Victor tenía una voz fria y su mirada se oscureció ligeramente. -Asi que cuando dijiste que tenías un

rencor contra Luz debido a tu amor por Ema eso es completamente falso.

Amalio mantenia su rostro muy tenso y esbozaba una sonrisa maliciosa. -Incluso si averiguas eso, ¿qué importa? Es cierto que soy un gran fan de Ema, estoy locamente enamorado de ella, y haria cualquier cosa por ella, incluyendo “asesinar a Luz”

La ira le hizo temblar muy fuerte los hombros Victor, casi deseaba saltar sobre él y aplastarle la cabeza.

-Pero cuando se trata de mi relación con Ema, no existe. Ella no tiene nada en absoluto que ver

conmigo, está todo en mi cabeza. Estoy dispuesto a hacer cualquier cosa por ella, incluso morir, o llegar

a asesinar a alguien. Y ella sabe de mi gran amor,

Después de decir esto, Amalio cerró los ojos con una expresión de alivio, como si aceptara su destino.

Sabia que podía hacer alarde de esta forma, ya que como mucho enfrentaria cargos por lesiones graves.

Después de todo, Alejandro no resultó herido, y Luz tampoco. Si alguien de la familia Pérez quisiera

denunciarlo, no lograrian hacer mucho.

Pero lamentablemente, no pudo completar la tarea que Ema le encomendó.

Victor sabia perfectamente cuál era el plan de Amalio. La ira le quemaba el pecho y sus ojos se pusieron

rojos.

Después de un rato, Victor envió su subordinado afuera y se levantó para apagar la cámara.

-Amalio, ahora estamos solos aquí, hablemos con franqueza,

Víctor caminó muy pensativo por la sala de interrogatorios, con las manos en los bolsillos, sentándose

en el borde de la mesa; mirándolo con una sonrisa burlona. -Estás dispuesto a ser el verdugo de Ema, a

matar por ella, eso es tu elección. Pero si la relación entre Ema y tú es algo más, si eso llega a oidos de

los medios de comunicación, ¿qué pensarán? Y si la familia Hernández se entera, ¿cómo crees que

Enrique, el presidente, verá a Ema?

En ese instante, todos pensarán que Ema te envió a atacar a Luz. Y Enrique también pensará, que

tienes una relación poco diferente con Ema. Entonces, cuando estés en prisión, ¿tú qué crees que hará

Ema? Aunque, su reputación ya está en ruinas, si esto sale a la luz, probablemente no podrá mostrarse en

público, ¿verdad?

Matar es un absurdo, pero primero debes matar el corazón. Eso es lo que Clara le había dicho una vez.

Amalo estaba agitadocon los ojos enrojecidos por la fuerte fatigo, y las esposas sonaban al chocar

-¿Crees que, con criminales como tú, que no muestran ni una pizca de remordimiento, se puede

proceder de manera convencional? – Victor levantó su atractiva barbilla, sin temor alguno. -Permiteme decirte algo, Amalio, que esta vez me has provocado no solo a mi, sino a toda la familia Pérez. Si te atreves a tocar a Luz, te aseguro que te enviaré, junto con Ema, directo al infiemo.

-¡Fue él quien robó! Ema estaba nerviosa, sus ojos se movian con desesperación. Cuando estaba filmando, dejé el collar en el vestuario, y cuando regresé, ino pude encontrarlo! ¡Seguro que él lo robó!

-¿En serio? ¿Lo robó y en lugar de venderlo, lo ha guardado con gran cuidado hasta ahora? – Clara escuchó sus explicaciones llenas de vacíos y no pudo evitar soltar una risa desde sus labios rojos.

-¿Qué se supone que está planeando? ¡No tengo ni idea! – Ema sabia que sus excusas no convencerían

Clara y decidió actuar de forma más desvergonzada.

Clara no tenía pruebas sólidas, ¿qué podía hacerle?

-Para ser honesta, envié a alguien a investigar en TS TV y encontré a personas que trabajaron contigo y Amalio en el pasado. Dijeron que, en aquel entonces, tenías una relación muy cercana con él. Él no te cobraba ni un solo centavo, pero con gusto te ayudaba, te protegia y te cuidaba con gran devoción en todo momento. Entonces, ¿cómo es posible que un hombre que te adora de manera obsesiva como él haya robado esa joya? Incluso si lo hizo, ¿no sería por admiración hacia ti, Ema?

Los ojos de Clara se entrecerraron con gran ligereza, revelando una sonrisa burlona que hacia latir el corazón de Ema. -Por lo tanto, también estaria dispuesto a hacer cualquier cosa por ti, ¿verdad? Incluso

hasta planear un asesinato.

-¡Clara! ¡Deja de hablar! – Ema estaba empapada de sudor y su voz se quebró por completo.

Las miradas de las personas presentes se tornaron más escépticas y complicadas al verla.

Capitulo792

Incluyendo a Enrique, quien la miraba friamente con los ojos semicerrados, Clara tenía una mirada profunda y fria bajo sus densas pestañas.

Je que have

-Ema, ¿es 

manipulado secretamente a Amalio para que atacara a Luz durante el último incidente? – Clara cambió de repente el enfoque de la conversación.

-No lo hice. Todo fue idea de Amalio, no tengo nada que ver con esto–respondió Ema, estrujando el traje de Enrique con lágrimas en sus ojos.

-Enrique, no tengo ningún motivo para hacerle algo a Luz. Soy la dueña de la familia Hernández, ¿qué podria preocuparme entonces de esa mujer? Ella no es más que una amante de Julio. ¿Por qué iba yo, a tener problemas con una simple querida? – Ema explicó con la voz muy temblorosa.

-Ema, por favor, no sigas–advirtió Enrique con el ceño fruncido.

-Ema, puedes insultarme, pero no debes menospreciar a mi familia–dijo Clara con una mirada intensa, sus delicados, dedos apuntaban directamente a la cara de Ema, que estaba llorando y tenía una sonrisa malévola muy oculta. -Si te atreves a insultar a Luz de nuevo, ten cuidado, porque también yo puedo

golpearte.

Mateo sacudió la cabeza con un brusco movimiento. -La hija de Julio no tiene modales. Actúa con- agresividad y es bastante malcriada.

-Es que todos la consienten–agregó Rodrigo, encogiéndose de hombros. -Julio la consiente, es mimada por todos sus hermanos y hermanas. Alejandro también la consiente. ¿Cómo no seria mimada? Alejandro nunca ha

a ha consentido a ninguna mujer en su vida, excepto a Clara. La miman sin límites. ¡Las demás mujeres no tienen punto de comparación! Jimena captó el tono implicito y su rostro se puso rojo de la ira. Alejandro miraba a Clara con una amorosa sonrisa y sus finos labios se curvaron; incapaces de evitar que su corazón latiera más rápido.

Ema, de repente, se quedó paralizada de miedo. Sabia cómo era Clara, y cuando amenazaba con golpear

a alguien, no estaba bromeando.

Clarajesto son solo tus suposiciones! ¡Solo estás tratando de difamarme! No tienes pruebas! – Ema estaba segura de eso, de lo contrario, ¿cómo podria haber llegado llesa hasta ahora

Si, solo hice una suposición ¿Por qué te has puesto tan nerviosa¿Tal vez te sientes culpable? – Ema

quedó sin palabras y se sonrojó por completo.

Clara se sanno y recupero el collar de platino–Sobre la naturaleza de la relación entre ustedes dos,

o que puedo obtener una respuesta de Amalio muy prontoNo te preocupes tanto.

Ema se puso nerviosa al pensar en Amalio, que ya estaba bajo total custodia policial.

-Bien, no los molestaré más con sus asuntos. Me retiro–dijo Clara con desenfado mientras caminaba sola hacia la puerta, bajo la mirada atónita de todos.

Alejandro apretó el puño con fuerza, y su mirada ardiente la siguió todo el camino.

Quiso seguirla locamente varias veces, pero finalmente logró reprimir su inquieto corazón.

Cuando Clara estaba a punto de irse, Isabella la detuvo con gran firmeza.

-Clara, la próxima vez que manejes los asuntos familiares, sería mejor que elijas un momento y lugar apropiado para ello. Al menos deberías avisar de antemano a Enrique y Alejandro, de esa manera no nos

harias sentir tan incómodos a todos.

-¿Sentirse Incómodos? No lo había notado–Clara levantó los hombros con indiferencia y sonrió en

forma burlona.–La proxima vez, deberías fortalecer tu piel un poco más para que no te sientas

incómoda.

capitulo 793

Isabella se quedó atrapada tosiendo, su ritmo cardiaco se volvió irregular.

-¡Clara! ¿Cómo te atreves a hablarle tan groseramente a mi madre? ¡No ves que es una persona mayor!; Deberías mostrarle respeto! – Jimena sostuvo a Mateo y regañó a Clara en voz alta.

Alejandro escuchó y funció el ceño con disgusto hacia Jimena.

-¿Deberíamos tratar a las personas mayores como seres superiores? Siguiendo ese estándar, también soy mayor que tú. ¿Vas a dirigirte a mi de la misma manera? – Clara, que ya era de mucha más edad que Jimena, la miró friamente, haciendo que su corazón se encogiera.

Jimena se quedó en silencio, con los labios temblando de miedo, sin atreverse a responder, temiendo

que Clara la insultara aún más.

Isabella sabía que Mateo, no le daría ningún problema a la hija de Julio por este asunto, así que solo podia expresar su descontento con miradas furtivas a su hijo, empujándolo a defender su honor.

Rodrigo, con sus ojos brillantes, tosiendo débilmente dijo: -Clara.

Clara parpadeo y dirigió su mirada fria y déspota a su rostro, asustando a Rodrigo para que cambiara de opinión: -¡Te llevaré de regreso, ya es tarde y no es seguro!

-No es necesario, vine en mi propio coche.

Dicho esto, Clara ni siquiera miró hacia atrás, salió corriendo; dejando atrás la mansión con el sonido. nitido y dominante de sus altos tacones. Rodrigo se rascó la cabeza, completamente avergonzado.

Mateo respiro de indignación, sintiendo que su nieto no podía enfrentarse a la joven de la familia Pérez.

-Vámonos–dijo.

Las personas de la familia Rodriguez salieron muy apresuradas. -Mi cabeza, ¡me duele la cabeza! Ema se apoyo en Enrique como si no tuviera huesos, emitiendo gemidos pegajosos y muy débiles.

-Ya sea fingiendo ser una víctima o desmayándote, cuando eras actriz tenias esta gran habilidad¿ Cómo esperabas competir con Luz durante tantos años? – Alba miró a Ema y murmuró con desprecio.

Ema escuchó todo esto y se enfureció enormemente.

Enrique parecia muy rigido y después de un largo silencio, susurró a Alba: -Alba, ayuda a la señora a

regresar a su husbitación.

Co alenta Enrique, solo soy responsable de les atenciones del joven Alejandro. Además estoy a punto

que ella quiera que yo la atienda. Al verme, creo que la señora se sentiria bastante incómoda.

Alba se inclinó muy apresurada con la cabeza agachada y se retiró de inmediato.

Alejandro quedó alli, con una expresión de descontento, enojo y, sobre todo, un profundo sentimiento de soledad y melancolía, como si el mundo entero lo hubiera abandonado por completo.

-¡Alejandro! ¿Qué estás haciendo aquí todavía? – Rodrigo se acercó rápidamente, le dio un fuerte empujón en el hombro y le miró con gran preocupación. -Clara se ha ido. Tuviste la gran oportunidad de verla. ¡Ve y explicale claramente la situación entre mi hermana y túl

Alejandro contuvo la respiración, sus pies se sentian como plomo, muy pesados.

Cuando regresaron, Mateo condujo el coche y las mujeres Rodríguez se subieron a otro.

En el coche, Isabella seguía sintiéndose agraviada y llena de rabia. Durante su juventudsu esposo la protegia, y en la mediana edad, su hijo la cuidaba. Nunca habia experimentado una terrible humillación

como la de esta noche.

-Madre, frente a las personas de la familia Hernández, el abuelo y mi hermano; me interrogó

públicamente y me abofeted en la cara. Para evitar que me case con Alejandro, utilizó métodos muy despreciables. ¡No tenía limites! – Jimena lloró amargamente en brazos de su madre. -Él solo busca su propia felicidad y ni siquiera me toma en serio. ¿Me sigue considerando su hermana? ¡En su mente, soy

una enemiga!

Capitulo794

-Jimena, no te preocupes, esto no se quedará así. Tú mama te ayudará a desquitarte–Isabella consoló a su hija con cariño, con un destello frio en sus ojos.

-¿Qué podemos hacer? Tu hermano mayor controla todo en casa. Su relación con Alejandro y Clara es tan buena. ¿Qué podemos hacer? -preguntó Jimena angustiada.

Isabella habló con gran rencor. -Si tu hermano mayor no te permite que estés con Alejandro, yo no permitiré que Noa de la familia Hernández esté con él. Con el respaldo de tu abuelo, no se atreverá a dejar de lado la dignidad de la familia Rodriguez. Hará todo lo posible para que te cases con Alejandro. Al mismo tiempo, sé que no permitirá que Noa entre en la familia Rodriguez.

-Madre, tu hermano nos está vigilando como a lobos. ¿El cree que, estamos tramando algo?

Jimena estaba tan desesperada que sus ojos se pusieron rojos, y gritó de repente: -¡Protege a Noa como si fuera su propio corazón! ¿Cómo podríamos acercamos a ella?

-Sé que habrá oportunidades. Incluso si tanto le preocupa la hija tonta que Ema tuvo, no puede llevarla consigo las veinticuatro horas del dia. Siempre habrá momentos en los que no pueda cuidarla–Isabella estaba realmente muy enfadada esta vez.

Normalmente, ella parecía despreocupada por las cuestiones mundanas y la fama, pero al ver que su hija estaba siendo maltratada tan vilmente e incluso perdiendo su reputación, estaba decidida a eliminar todos los obstáculos y garantizar que su hija se casara con Alejandro según sus deseos.

Al mismo tiempo, estaba muy decidida a encontrar un buen partido para Rodrigo y una excelente nuera de quien pudiera presumir. Y esa mujer no podría ser la hija ilegitima de Ema.

Clara caminó rápido y cuando salió se subió a su coche deportivo. Apenas dobló la esquina, su mano que sostenia el volante se tensó por completo.

Bajo una tenue farola en una brisa fria, Pol estaba parado alli junto a su elegante coche deportivo azul eléctrico. No se sabia cuánto tiempo habla estado allí esperándola, pero su expresión no mostraba la

menor impaciencia.

Cuando el coche de Clara apareció, sus misteriosos ojos azules brillaron repentinamente. Se alejó en su coche deportivo y, con una expresión que parecia la de un joven inexperto, le hizo señas con entusiasmo.

El coche deportivo de Clara se detuvo bruscamente frente a él,

¿Qué haces aquí? – Clara exclamó sorprendida y bajo del coche.

Te estaba esperando–Pol levantó una esquina de sus labios, y en sus ojos centelleaba un suave afectó

-Esperándome? ¿Para qué? – Clara estaba aún más confundida.

-Usé algunas conexiones para rastrear tu coche en dirección a la familia Hernández, así que decidi venir a seguirte. No es por ninguna otra razón, solo estaba preocupado de que pudieran hacerte daño y no tuvieras a nadie cerca para que pudiera ayudarte.

Pol sonrió irónicamente. -Resultó ser realmente una tontería, no pude entrar y, al final, no pude hacer nada por ti. Pero al menos te vi esta noche y eso la verdad no fue en vano.

Clara parpadeo y se sintió un poco perseguida después de escuchar eso. Siempre había sido

independiente y libre, no le gustaba que la miraran o la controlaran. Además, le resultaba muy incómodo. que la investigaran y la siguieran en silencio.

-No pasa nada, solo estaba ocupada con algo muy personal–dijo Clara con una sonrisa forzada. -La familia Hernández no es un lugar tan peligroso. Después de todo, vivi aquí durante tres años, y solía entrar y salir de este lugar sin problemas.

-Tres años, ¿son como un matrimonio sepulcral para ti, Clara? – Pol sintió una oleada de emociones. amargas en su pecho. Iba a decir algo más, pero de repente se contuvo.

En ese momento, Alejandro estaba de pie no muy lejos, con su apuesto rostro frío y sombrio, sus cejas se arqueaban ligeramente con melancolía, y su mirada parecia fusionarse con la fria soledad de una

noche sin estrellas.

Permanecía en silencio, como una estatua de mármol fría y pálida, observando a Clara, pero ella parecía

no notar su presencia.

-Pol.

Clara apenas pudo abrir su boca, cuando al instante, sintió que su pequeño y delicado cuerpo era arrastrado en un abrazo fuerte y dominante. Todo sucedió tan rápido que ni siquiera pudo reaccionar. Pol la envolvió en su abrazo, presionándola fuertemente contra su pecho en constante movimiento. Incluso podía sentir su aliento agitado y ardiente, y sus brazos, que se ajustaban suavemente alrededor

Capitulo795

-¡Poll ¿Qué estás haciendo? – Clara estaba un poco confundida y empujó instintivamente sus hombros.

Pero tal resistencia, vista por Alejandro, se convirtió en una coqueta negativa de Clara.

Pol no le respondió, solo apretó más fuerte su abrazo,

El levantó la mirada nuevamente hacia Alejandro, y sus miradas ardientes chocaron con la mirada llena de enojo y desdén de él. Sus ojos reflejaban una burla y sarcasmo sin gran disimulo.

Sin importar cuánto Clara se resistiera, Pol no la soltaria. El corazón de Alejandro se sentia, como si miles de cuchillos estuvieran desgarrando su corazón. Todos los nervios de su cuerpo temblaban

incontrolablemente y una sensación de temblor incontenible recorría su cuerpo.

Ver a Clara y Pol abrazados, le causaba más dolor que si lo hubieran apuñalado en el campo de batalla. Su rostro pálido perdió la totalidad de su color, y, como si hubiera bebido demasiado licor, se tambaleó

de regreso.

Justo en ese momento, Pol relajó sus brazos y Clara aprovechó para liberarse de su opresión,

retrocediendo varios pasos, con los ojos enrojecidos por la ira.

-Pol, no hagas esto, te estoy dando una última advertencia. De lo contrario, ni siquiera volveremos a ser

amigos–advirtió Clara con impaciencia.

-Lo siento, Clara–Pol inmediatamente cambió, a una expresión inocente y culpable; con las manos suspendidas en el aire y una mirada de completa angustia. Sé que solo soy tu amigo, me lo he dicho a mí mismo, una y otra vez, pero no pude controlarme esta vez. Clara, por favor, perdóname. También me

preocupo mucho

por ti.

Clara se frotó la frente, suspirando con gran pesar. -Realmente detesto que otros hombres, aparte de mis hermanos, me toquen. Espero que recuerdes eso.

Pol apretó sus dientes, con los puños apretados enojadamente. -¿En realidad no puedes aceptar a otros hombres? ¿Y qué hay de Alejandro? ¿0 incluso de tu secretario Aarón? ¿Puedes aceptar que él, se

acerque a ti? ¿O es que solo no puedes soportar que sea yo, Clara?

-Gracias por preocuparte por mi. Ya es muy tarde, tengo que irme–dijo Clara de repente, sintiendo una familiaridad que le aceleró el corazón, y gíró la cabeza lentamente.

Al instante, sintió un vacio inexplicable en su corazón.

Betrás de ella, ya no habia nadie

Alejandro arrastraba sus piernas, como si llevara pesados grilletes, regresando solo a la mansión.

¡Alejandro!

Rodrigo se quedó atrás, preocupado por su hermano. No se fue con las personas de la familia Rodriguez

y se apresuró a recibirlo.

Pero Alejandro parecia no darse cuenta de su presencia y siguió caminando de manera aturdida.

¡Alejandro! ¡Alejandro

Rodrigo extendió los brazos y lo abrazó, preguntando con ansias: -¿Y Clara? ¿Cómo estuvo su

conversación? ¿Te perdono?

-¿Por qué tendría que buscar su perdón? Yo, no hice nada malo. ¿Por qué necesitaría su perdón? Alejandro, con los ojos rojos y cansados, miró con una mirada vacía y desgarrada, como un cristal lleno de heridas infligidas por Clara. -Rodrigo, estoy bastante cansado. Si no puedo retenerla de ninguna

manera, y no puedo alcanzarla de ninguna otra forma, entonces que asi sea.

Today’s Bonus Offer

 

Capitulo796

Clara, con la mente perturbada, condujo a toda velocidad de regreso a su mansión en MéxicoOriginalmente iba para tratar asuntos con Ema, pero en el camino de regreso, todo lo que en realidad ocupaba su mente, eran las imágenes de Alejandro presionándola contra la pared.

La mirada ardiente y apasionada de ese hombre la observaba fijamente, y su propio reflejo en sus ojos almendrados, parecia oscuro y melancólico. Habia rabia, impotencia y desorden en su hermosa expresión, y no podia quitarsela de la mente. Sus dedos que sostenian el volante se pusieron rigidos y se sintieron hormigueantes, como si una corriente eléctrica los recorriera.

Esa mirada claramente mostraba un amor desbordante.

Pero él, en secreto, había estado en el hotel con Jimena.

Clara salió del coche con una expresión apagada y vio a Diego, Victor y Aarón, tres grandes hombres, esperándola en la puerta de la mansión.

-¡Clara

-Diego, Victor, Aarón. ¿Por qué todos están aquí esperándome? – Clara preguntó, tratando de parecer

sorprendida.

-Escuché de Victor que fuiste sola a la casa de la familia Hernández. Ni siquiera llevaste a Aarón. ¿Por qué se te ocurrió ir sola a ese lugar?– Diego suspiró con preocupación y la abrazó por los hombros. – Luego o escuché que Alejandro también estaba en casa esta noche, y me senti bastante aliviado. Con él 

allí, no deberias salir perjudicada.

-¿Por qué no debería salir perjudicada si él está presente? – Clara frunció el ceño, descontenta con un

tono de labios carmesi.

-Porque te tiene en su corazón, y de seguro él te protegerá.

-Esta broma no tiene gracia alguna, Diego.

El corazón de Clara latió con más fuerza, y su tono se volvió aún más resistente. -Fui su esposa durante tres años Durante ese tiempo, sufri injusticias en la familia Hernández debido a él; y me llevé la peor parte. El nunca habló en mi defensa. Ahora ni siquiera somos desconocidos¿por qué querría el ahora

defenderme?

Es cierto, hermano

de

Victor e cerco con las manos en los bolsillos y se rio con frialdad. Alejandro es asi, despladado

Incluso al no le gustaba Clara al principio, Clara fue su elección, su esposa, por lo que tenía la imperiosa

de enredarse con otras mujeres.

-Victor¿cómo es que no sé qué está pasando? – preguntó Aarón.

-Es esa maldita hermana de Rodrigo, Jimena–dijo Victor.

Aarón tosió suavemente sin expresar su humilde opinión.

u acuerdo. -Si, Victor tiene razón–afirmó Clara con frecuencia, mostrando su

De repente, Diego parpadeo y miró hacia un lugar no muy lejos detrás de Clara.

-¿Pol?

Clara se quedó boquiabierta por un momento y se volteó sorprendida.

En medio de la oscuridad crepuscular, el coche deportivo de Pol estaba estacionado no muy lejos, con el motor y las luces apagadas, tan silencioso como si no existiera en ese lugar. No había salido del coche, permanecía sentado inmóvil en el asiento del conductor, inclinado hacia adelante con los antebrazos cruzados sobre el volante, mirándola fijamente sin apartar la mirada.

Clara mordió sus labios rojos y lo miró directo a los ojos.

Sin saludarlo ni acercarse a él, se quedó dónde estaba.

Capitulo797

Aprovechando la luz, ella vio claramente a Pol inclinarse con gran lentitud, enterrando la mitad de su hermoso rostro en su brazo, dejando solo un par de ojos hermosos pero melancólicos a la vista.

Esa mirada lastimera y solitaria, como un perrito mal herido, era idéntica a lo que vio hace quince años, cuando lo vio obligado por Simón a pararse bajo la lluvia torrencial como infame castigo.

-¿Cuándo vino detrás de nosotros? Ni siquiera me di cuenta de eso–Victor se encogió de hombros involuntariamente, sintiendo un escalofrío en su espalda.

Diego miró en la dirección de Pol y, luego dirigió su mirada a Clara con una expresión significativa y complicada. -¿Te siguió a la casa de los Hernández?

-Si.

En ese momento, el coche deportivo se puso en marcha de nuevo y dio media vuelta en dirección opuesta, desapareciendo rápidamente en la oscuridad de la noche

-¿Se fue así sin saludar? – Victor frunció el ceño con asombro. Clara, ¿qué tipo de hombres te persiguen? Estoy empezando la verdad a preocuparme bastante por ti.

-Centrémonos en el asunto–Clara no pensó más en Pol y preguntó con gravedad. -Victor, ¿cómo va la

investigación de Amalio? ¿Está dispuesto a hablar?

Victor suspiró con frustración. -Tal vez tomará un poco más de tiempo, de lo acordado. Ese tipo es más leal de lo que pensamos. Su devoción por Ema es inquebrantable.

-De hecho, ya lo he considerado. Si está dispuesto a matar por Ema, no se rendirá fácilmente–Clara

cruzó los brazos y su mirada se tornó intensa. -Es por eso por lo que esta vez, te pedí que lo ”

interrogaras siguiendo mis instrucciones. Quiero socavar poco a poco su fuerza de voluntad mientras su defensa mental esté debilitada. Cuando su inquebrantable sentimiento por Ema se derrumbe como un

castillo, lo destrozaremos por completo.

-Clara¿qué más planeas hacer? ¡Estamos contigo! – Victor estaba listo para hacer que esta pareja de

desaimados pagara por todo lo que hablan hecho.

Con solo convertir a Amalio en un testigo de cargo, para señalar los crimenes de Ema no es suficiente-

Clara apretó los puños con rabia, con los ojos llenos de determinación. Lo que Luz perdió y, el daño

que sufrió a causa deesa mujer, quiero que ella lo pague clentos y miles de veces.

Clara, creo que debemos seguir profundizando en la relación entre Amalio EmaDiego dijo con gran

seriedad su mirada reflejaba un brillo frio y calculador -El hecho de que Amalio haya actuado sin dudar 

involucrados en definitiva en actividades clandestinas. El ha sido el ejecutor de sus órdenes.

-Es cierto, ¡quién sabe, quizás tengan hijos juntos! – Victor se burló con gran desprecio.

Clara inicialmente consideró esto como una broma, pero luego lo tomó muy en serio. Si eso fuera cierto, seria un gran escándalo de proporciones épicas, más que suficiente para arruinar a “Ema” para siempre. Sin embargo, Ema era alguien que se tenía en alta estima, siempre buscando el titulo de señora de Enrique. ¿Se habría Involucrado con un actor secundario empobrecido?

-Si realmente hubiera algo entre ellos dos, espero que la hija ilegitima sea Leona. De esa manera, esa malvada madre e hija podrian ser expulsadas en definitiva de la familia Hernández, y finalmente

podríamos darle a la señorita la satisfacción que merece–Aarón dijo entre dientes con ira.

Clara reflexionó durante un momento y preguntó en voz baja: -Hermano mayor, ¿Juan te ha contactado en estos días? ¿Cuándo vendrá Teófilo a México?

-Juan me llamó y me dijo que todavía está muy ocupado con el joven López de la familia López. Sel asegurará de traerlo ante ti lo antes posible-,

Diego parpadeó sus largas pestañas y acarició suavemente el hombro de Clara. -No te preocupes, tu hermano mayor está aquí. Lo que pidas, te lo daré. Lo que necesites, estoy dispuesto a hacerlo por ti, sin importar los riesgos que esto conlleve.

-¡Y yo también estoy aquí para ayudarte, hermana mayor! – Victor exclamó con entusiasmo, levantando

la mano.

Y yo, señorita–Aarón sonrió cálidamente hacia ella, como siempre.

Clara sintió una oleada de gratitud en su corazón y se apoyó suavemente en el hombro de su hermano, sintiéndose aliviada y protegida por un instante en medio de la fatiga que la embargaba.

 

Capitulo 798

Después de una noche de agotamiento, Rodrigo finalmente regresó a su nidito de amor con Noa. Mientras aún no llegaba a casa, comenzó a nevar suavemente. Cuando su lujoso automóvil se detuvo frente a la mansión, Luisana ya estaba sosteniendo un gran paraguas negro y esperándolo muy impaciente en la puerta, parada de manera respetuosa y expuesta al frío.

-Rodrigo, que bueno que has regresado–dijo Luisana al ver a Rodrigo salir del coche. Le hizo una reverencia y luego colocó el paraguas negro sobre su cabeza, dejándose a sí misma expuesta al frio.

-¿Y Noa? ¿Está durmiendo?-preguntó Rodrigo con impaciencia.

-Noa ha estado esperando tu regreso todo el tiempo. L he acompañado varias veces a dormir, pero se niega–respondió Luisana, con una sonrisa de aprecio y lástima. -No la culpes, solo está preocupada por

  1. mi.

Rodrigo tragó saliva, sintiendo una cálida corriente de afecto en su corazón. Entró en la mansión a grandes zancadas, deseando no llevar el frío de afuera a su amada Noa. Se cambió en el piso de abajo en una pijama que Luisana habla preparado para el con anticipación y subió las escaleras sigilosamente,

decidido a darle una grata sorpresa a su joven esposa.

Empujó con gran suavidad la puerta del dormitorio, y vio que la lámpara en la mesita de noche estaba

encendida y y que el edredón aún tenia un libro de cuentos infantiles a medio leer sobre él. Sin embargo, notó que la pequeña figura de su esposa, tan tiema y vivaz no estaba en la cama.

Sintió un ligero pánico y estaba a punto de llamar a Noa por su nombre, cuando escuchó vagamente un ruido que provenia del baño. Sin pensarlo dos veces, se dirigió rápidamente a la puerta del baño para

darle la sorpresa.

Dentro del baño, el ruido se detuvo de repente y quedó en silencio total.

-Noa–dijo Rodrigo. Desde que se habia enamorado de Noa, la preocupaba profundamente. Viendo que no había ningún movimiento en el baño, tenia miedo de que algo malo le hubiera ocurrido. Entonces,

levantó la pierna y empujó la puerta del baño, casi haciéndola volar de sus goznes.

Frente al espejo, Noa gritó sorprendida, con las manos en su cabeza, se volteó hacia el hombre.

Rodrigo se quedó atónito, su garganta emitió un gruñido profundo y ronco. Su mirada ardiente 

temblorosa, descendió muy lentamente, recorriendo su delicado rostro de porcelana hasta llegar

finalmente a su pecho húmedo y suave..

El pecho de Noa parecía pequeño, pero en realidad resultó ser redondo y lleno

La mente del hombre quedó en blanco por un momento, sus ojos codiciosos se enrojecieron, y sus dedos se apretaron involuntariamente, como si estuviera fantaseando, anhelando, aferrándose a algo.

Noa vio claramente el rostro de Rodrigo, luego gritó sorprendida una vez más, cerró sus ojos y con sus delgados brazos protegió su pecho de la luz primaveral, se volvió nerviosamente.

Pero ¿de qué servia?

Desnuda ante él, su esbelta y blanca espalda, reflejada en los ojos del hombre, lo lleno de una lujuria incontrolable, su corazón latia desenfrenadamente y su pasión estaba fuera de control.

-Noa–balbuceo Rodrigo, con la respiración bastante agitada y los ojos enrojecidos, mirándolo fijamente.

-Acabo de ducharme, no sabía que ya hablas regresado–Noa le respondió, con la espalda vuelta hacia él, su cuerpo blanco y delicado temblando, sensual y conmovedor.

El vapor llenaba el baño, la neblina blanca lo envolvia con pasión, como una atmósfera indecible que

flotaba entre los dos.

Rodrigo se llenó de un sudor incontrolable, incapaz de contenerse, se acercó a ella.

Capitulo 799

Noa escuchó los pesados pasos acercándose, no se atrevió a mirar hacia atrás, solo abrazó sus delicados hombros, temblando como un conejito asustado.

Era como si fuera un pequeño conejo blanco asustadizo.

Esto solo hacía resaltar la figura alta y poderosa de Rodrigo, como un gran lobo gris que se movía sigilosamente, ocultando fuertes intenciones lascivas.

-Noa–la garganta de Rodrigo rodó con fuerza y pasión, sus ojos enrojecieron.

Él levantó lentamente su mano temblorosa, deseando tocar la suave piel de la joven como la seda. Pero justo en ese momento, Noa habló suave y débilmente: -Me estaba bañand

y quería colocarme loción. Ya me había puesto en todo el cuerpo, solo no podía alcanzar mi espalda. Si no, me hubiera bañado y

esperado que regresaras.

Rodrigo escuchó en total silencio, su rostro ardió de calidez, sus dedos entumecidos y todas sus

percepciones comenzaron a abrirse.

Ha visto a muchas mujeres en su vida. Frente a él, algunas coquetearon, otras se desvistieron completamente. Pero no hay ninguna que haya hecho que su corazón lata con fuerza y lo haya dejado en

total desconcierto.

-¿Puedes ayudarme, Rodrigo? – Noa encogió sus delgados y suaves hombros, temblando mientras

preguntaba suavemente.

-Noa, ¿puedo? La respiración de Rodrigo se volvió áspera, lleno de un intenso y abrasador deseo y

con un doble sentido.

Noa mordió sus labios, bajó lentamente sus brazos que la protegian y afirmó con la cabeza.

El corazón de Rodrigo latía con fuerza, sus manos recogieron la loción que estaba a un lado y apretaron la lechosa sustancia en sus palmas húmedas. Luego, con sutil cuidado, cubrió la piel de Noa, que era tan

suave delicada como la porcelana.

Sus dedos temblaban, luchando contra el deseo hirviente de su cuerpo.

Pero, cuando tocó la piel de Noa, toda restricción y autocontrol se desvanecieron por completo. La

Tentación lo inundo y, sin lograr contenerse, mirando los hermosos ojos de fénix, rodeó suavemente a

Noa, apretando su cuerpo muy blanco y tierno.

Rodrigo–susurró Noa, su rostro ruborizado, pareciendo embriagada de amor.

-No me llames por mi nombre–la voz ronca de Rodrigo hacia que su corazón latiera más rápido.

-Rodrigo.

-Si sigues llamándome por mi nombre, no podré controlarme, Noa.

-Rodrigo.

Al instante, Noa sintió que su visión se balanceaba violentamente y su cuerpo quedaba totalmente suspendido en el aire.

Rodrigo sujetó su delgada cintura y la levantó, colocándola en el mostrador de la bañera, que estaba bien iluminado y tenía una toalla. El trasero de la joven aterrizó perfectamente sobre la toalla.

Se miraron con sinceridad, y Noa se sonrojó, al momento sus los labios temblaron, una verdadera atmosfera de tentación pasó por su mente.

La mano áspera, pero fuerte de Rodrigo apretó la suave carne de su cintura, enrojeciéndola, y este rubor se extendió constantemente. Su cuerpo tembloroso casi se tiño de deseo.

Noa, incapaz de mantener el equilibrio, agarró nerviosamente la firme cintura de Rodrigo y rodeó el

cuello del hombre con sus delicados brazos.

La cordura en la mente de Rodrigo se rompió en un instante, quedando en blanco. Se abalanzó Incontrolablemente sobre sus temblorosos labios.

Había estado demasiado tiempo sin esto, y su beso era brusco y cruel, casi como si estuviera mordiendo

y desgarrando una presa.

El cuerpo de Noa se vio envuelto por las ardientes hormonas del hombre, sus labios le dolian por el beso, pero ese dolor estaba lleno de excitación, haciéndola sentirse adormecida y a punto de derretirse bajo el encanto del hombre. -Noa, si estás dispuesta a aceptarme, muérdeme–dijo Rodrigo.

Se apartó de esos labios tentadores, con los ojos enrojecidos y emocionados, su aliento cálido rociando

la nariz de Noa.

El cuarto de baño estaba totalmente lleno de vapor, y aunque solo habían estado besándose, Rodrigo

sentía como si acabara de tener una apasionada y lujuriosa relación con ella.

Si no quieres, no lo haré–Rodrigo comenzó a decir, pero antes de que pudiera terminar, Noa mordió

Bus labios comenzó a besarlo suave y con torpemente.

Capítulo800

No dijo ni una palabra, pero escuchó su respuesta en medio de su amoroso ardor y su deseo creciente:

Estoy dispuesta.

Esa noche, se entregaron apasionadamente, desde el baño hasta la sala de estar y luego a la cama, y finalmente regresaron al baño para otra ronda. La piel suave y delicada de la joven, y su cuerpo virginal, No volvieron loco de deseo y pasión. Nunca se había sentido tan satisfecho, y emocionado; tanto fisica

como emocionalmente.

Finalmente, agotada y adolorida, Noa se acurruco en su pecho y cayó rendida, susurrando. Rodrigo la acariciaba con gran ternura, sosteniéndola en su regazo, mientras que su otra mano retiraba

mancha roja. cuidadosamente las sábanas. En las sábanas blancas y desordenadas, había una gran Rodrigo sonrió, su mirada llena de amor y emoción, y la besó de nuevo con ternura. Noa dormia profundamente, y ni siquiera sus provocaciones la despertaban.

-Noa, ahora realmente eres mia–susurró Rodrigo, junto a su cabello mientras acariciaba su suave y tierno brazo. Le juró al oido palabra por palabra: ¡No te preocupes, nunca más tendrás días tan dificiles!

¡Te cuidaré el resto de mi vida!

Alejandro abofeteó a Ema, perforando su timpano y aflojando uno de sus dientes. Debió existir un gran odio para infligir tal brutalidad.

Leona acompañó apresuradamente a Ema al hospital, quien maldijo en voz alta a Clara y Alejandro durante todo el camino. Mientras más insultaba, más enojada, su oído y rostro le dolían cada vez más. El conductor estaba atónito, mirando constantemente por el espejo retrovisor. ¿Quién hubiera creido que la elegante y refinada esposa del presidente de la junta se comportaría como una vulgar cabaretera en ese 

momento?

-¿Por qué estás mirando?-Leona notó que el conductor los espiaba y lo reprendió con gran severidad. -Te advierto que sigas manejando y mantengas esa boca bien cerrada. Si se enteran de algo de lo que sucede en este automóvil, tú y tu familia no podrán volver a vivir en México.

-Si, señorita–el conductor respondió tembloroso y no volvió a mirarias.

Eres una inútil, me duele por nada–Leona murmuró, molesta con su madre.

Ema no tenía donde desahogar su enorme ira, así que la descargó en Leona, presionando fuertemente su cabeza con un dedohaciendo que su cuerpo se tambaleara. -¿Te quedas mirando, ¿cómo golpean a tu madre? ¿Vas & quedarte ahi mirando cómo Clara abusa de tu madre?

Siempre me supera Clara, si yo intervengo me temo que solo estropee las cosas–respondió Leona

Leona apretó los puños con enojo. -Me regañas a mi, pero ¿por qué no le gritas a Noa? Mira cómo te han tratado aquí, y ella ni siquiera se ha mostrado. ¡Solo sabe cómo engañar a hombres por ahi! No entiendo qué ve Rodrigo en ella, ¡debe de haber perdido la razón por completo!

-¿Tienes el descaro de compararte con tu hermana? Aunque no se haya mostrado, ¿y qué? No se ha mostrado, y de repente se lleva a Rodrigo. Estoy muy orgullosa de ser la suegra de Rodrigo, eso es un honormil veces mucho mejor que escucharte decir estas cosas delante de mi–Ema despreció a Leona

sin ocultar su desden.

Ahora admitia que la genética defectuosa de Leona estaba predestinada desde el vientre de su madre.. No importaba cuánto la criara, seguia siendo una mala hierba y, no podía deshacerse de su vulgaridad

innata. Incluso era peor, que la hija con discapacidad que había tenido con Enrique.

Ema lamentaba enormemente no haberse centrado en criar a Noa. Había trabajado duro para nada.

Cuando llegaron al hospital, Ema fue tratada y trasladada a una habitación VIP.

Estaba acostada en la cama, con las mejillas hinchadas y los oídos adoloridos. No podia conciliar el

sueño, se sentia enojada y asustada. Temía que Clara descubriera la relación que tenia con Amalio, que

Amalio la traicionara y, sobre todo, que se descubriera, que el más oscuro secreto de que el verdadero

padre de Leona no era Enrique, sino Amalio.

Mi Ex-esposa Misteriosa Es Multimillonaria Violet Irwin

Mi Ex-esposa Misteriosa Es Multimillonaria Violet Irwin

Score 9.9
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: 12/25/2023 Native Language: Spanish
"Mi ex esposa misteriosa es Violet Irwin, una mujer multimillonaria de secretos ocultos. Su vida es un enigma de lujo y misterio. Esta novela desentraña los oscuros secretos detrás de su riqueza, revelando una trama de intriga y pasión que cambiará la vida de quienes se atrevan a descubrir la verdad."

Mi Ex-esposa Misteriosa Es Multimillonaria Violet Irwin

  Mi Ex-esposa Misteriosa Es Multimillonaria Violet Irwin Clara Pérez lleva tres años casada con Alejandro Hernández en el anonimato, pensando que su amor cálido y profundo calentaría su frío corazón . Pero el hombre le envía un acuerdo de divorcio al cabo de los tres años. Clara, descorazonada y decididamente divorciada, se convierte en la hija princesa de la rica familia Pérez.De ahora en adelante, es la magnate multimillonaria, es la doctora, es la mejor hacker y es la campeona de esgrima.En la subasta, lanza dólares para golpear a la amante de Alejandro Hernández, y en el negocio comercial, le quita el negocio a su ex marido de forma directa y fuerte.Alejandro Hernández preguntó: —¡Clara Pérez! ¿Es necesario hacer algo tan desesperado?Los labios fríos de Clara Pérez contestaron: —¡Lo que te he hecho ahora es sólo una décima parte de lo que me hiciste entonces!

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset