Un Segundo Comienzo Con Mi Ex-esposo por Dalia Herrera Capítulo 380

Un Segundo Comienzo Con Mi Ex-esposo por Dalia Herrera Capítulo 380

Capítulo 380 

Despertó tarde, con el cielo oscureciendo afuera de la ventana. Luna escuchó el sonido de páginas de libro siendo volteadas. Entrecerró los ojos y vio un hombre sentado junto a su cama. Gabriel llevaba un suéter blanco que dejaba al descubierto el tatuaje azul en su cuello, y la luz suave iluminaba su perfil. 

Cuando el hombre se volteó, jel rostro que Luna vio era el de Andrés…! 

Se sobresaltó y se despertó por completo. Se alejó un poco en la cama, sosteniéndose con las manos. Cuando vio claramente el rostro de Gabriel, Luna se alivió mucho. 

Gabriel cerró el libro y se disculpó: 

-Lo siento por asustarte. 

El corazón de Luna seguía latiendo rápidamente y le resultaba difícil calmarlo. 

-Solo tuve una pequeña pesadilla -dijo Luna mientras se acomodaba el cabello. 

Se sentó en la cama con la manta en brazos: 

-¿Por qué estás aquí? 

-Te llamé hace un rato, pero no contestaste. Me preocupé de que te sentías mal, así que entré a verte. Vi que todavía estabas durmiendo, así que decidí esperar un poco aquí. 

Luna notó que un rincón de su manta estaba sobre sus piernas. Gabriel sonrió ligeramente y le explicó para evitar malentendidos: 

-Hacía un poco de frío y no encontré otra manta… 

Preocupada, Luna se acercó a él: 

-¿Tus piernas te duelen? ¿Necesitas que te dé un masaje? Gabriel tomó su mano y la acercó a su cuerpo: 

-Si estamos más cerca, me calentaré y no me dolerán. 

+25 BONUS 

Luna sintió los latidos de su corazón, pero esta vez no fue por el susto, sino por la emoción. Se apoyo en el hombro de Gabriel, 

dudando un momento, y finalmente rodeó su cintura con el brazo. También ya estaban en la misma cama, ¿verdad? Entonces, lo que le había dicho a Miguel ya no era una mentira. 

Decidió hacerlo esta vez. 

Mirando el libro en su regazo, Luna preguntó: 

-¿Ese libro esta interesante? 

-Está muy bueno, cuenta una historia de amor durante la guerra soviética. ¿Quieres escuchar un poco? 

-Sí, quiero escucharla primero y luego salgamos a comer. 

La luz de la luna se filtraba a través de la ventana, llenando la 

habitación oscura con su brillo plateado. La voz cálida y magnética habitación oscura con su narraba la historia suavemente, mientras el hombre abrazaba a la joven delgada, creando una imagen de idílico romanticismo… 

Sin embargo, al mismo tiempo, en otros escenarios, algo diferente estaba sucediendo en la capital. 

Isabel no entendía las reglas de las cenas de negocios de los comerciantes y tampoco bebía alcohol, así que decidió quedarse en un tranquilo rincón con postres. Mirando a Frida, que estaba al lado de Andrés, sintió una profunda sensación de inseguridad. Había notado que Frida le dirigía una mirada burlona y despectiva. Ella solo podía fingir no haberla visto y que la actitud de Frida no le importara. Bajo tales circunstancias, ella era como un payaso, una tonta que no 

Juviu nauu. 

+25 BONUS 

Sin embargo, a la misma edad, Frida era capaz de quedarse al lado de Andrés tan naturalmente… Tal vez, nunca podría llegar a ser una persona como Frida… 

En ese momento, un camarero se le acercó y le susurró algo al oído. Después de dudar un momento y mirar hacia la sala donde estaba Andrés, finalmente aceptó: 

-Está bien. 

Con un elegante vestido de fiesta, salió del salón de eventos y llegó a un área junto a la piscina. Miró a su alrededor y solo vio a algunos jóvenes provenientes de familias adineradas conversando, sin nada más. Pero aquel camarero le había dicho que alguien la estaba buscando… 

Cuando se acercó al borde de la piscina, de repente se cayó a la piscina debido al suelo resbaladizo. 

En un lugar no muy lejos, una joven observaba con una sonrisa de satisfacción a la persona que luchaba dentro de la piscina, pidiendo ayuda desesperadamente. Le dijo a otro compañero: 

-Es ahora tu momento. Nacho, no pierdas esa oportunidad tan 

buena. 

—Entiendes muy bien cómo soy –respondió Nacho Monterrey con una sonrisa burlona, guiñando un ojo a la muchacha. 

Nacho era muy conocido en el círculo por ser un mujeriego, que disfrutaba jugando con mujeres hermosas. Desde que Isabel había aparecido en la cena, él la había estado observando. 

Él saltó al agua fría de la piscina. Justo cuando Isabel estaba a punto de ahogarse, al ver a Nacho, pensaba que había llegado su salvador, sin embargo… 

+25 BONUS 

Finalmente, logró respirar aire fresco. Inhalaba profundamente mientras luchaba por aferrarse al borde de la piscina. Antes de poder pronunciar un agradecimiento, sintió una mano debajo de su falda, acercándose a su cuerpo… 

Un Segundo Comienzo Con Mi Ex-esposo por Dalia Herrera

Un Segundo Comienzo Con Mi Ex-esposo por Dalia Herrera

Score 9.2
Status: Ongoing Type: Author: Artist: Released: December Native Language: Spanish

Leer Un Segundo Comienzo Con Mi Ex-esposo por Dalia Herrera  - Luna García perdió la vida precisamente el día que su compañero de vida Andrés Martínez celebrara el día de San Valentín con otra mujer. Había estado casada con él durante ocho largos años, tiempo en el cual ella se había dejado perder a sí misma en su intento desesperado por mantener ese endeble amor, más en las traicioneras vueltas de la vida y el corazón, eso no valió de nada y había sido miserablemente dejada a su propia suerte. Mas fue después de su separación, cuando los médicos descubrieron que su cuerpo cargaba consigo un abominable cáncer el cual estaba irremediablemente carcomiendo lo más profundo de su ser. Pero ella muy inocentemente continuaba aun con su anhelo de luchar por el amor de Andrés, aun si eso conllevara que fuese hasta su último suspiro.

Un Segundo Comienzo Con Mi Ex-esposo by Dalia Herrera

El cual llego ese fatídico día, ella esperándolo, él nunca se presentó. Llena de arrepentimiento por todos sus errores cometidos en vida, y justo cuando su vida llegaba a sus últimos suspiros ella con toda la fuerza de su corazón exclamo:—Andrés... Si pudiera tener vida de nuevo, ¡Nunca cometería de nuevo el error de amarte!Mas por cosas de la magia del destino, su misión aun no tenía el sello divino final. La vida había decidido darle una segunda oportunidad para rehacer sus errores, regresando a sus florecientes dieciocho años. Pero por más que ella había jurado para si misma que si tuviese una segunda oportunidad, no repetiría jamás los mismos errores que la habían llevado al calvario que fue su vida. Y justo cuando intentaba alejarse borrar definitivamente a Andrés de todo posible recuerdo, el hombre se acercaba a ella, murmurando como un demonio salido del purgatorio:—Esta vez, prometo cuidarte el resto de vida que te queda...

Comment

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Options

not work with dark mode
Reset